El laberinto del PSC

Pere Navarro (PSC)

Los socialistas insisten en desorientar a sus potenciales votantes

El ‘flirteo’ de los socialistas con los planteamientos independentistas y los movimientos internos que reclaman un giro definitivo hacia el nacionalismo sitúan al partido ante un dilema que necesita resolver cuanto antes para definir con claridad el discurso que quiere trasladar a la ciudadanía.

Andreu Caballero.- Destacados militantes históricos del PSC admiten en petit comité que, más allá de la deficiente gestión de la Generalidad durante los siete años de tripartito, una de las principales causas que han llevado al partido a obtener los peores resultados de su historia en las últimas citas electorales se debe a la sensación de desorientación y falta de definición que la formación transmite a la ciudadanía.

La estrategia de seguidismo recurrente que el PSC realiza de los proyectos planteados por los nacionalistas -no solo en el ámbito lingüístico- ha supuesto que buena parte de la población no valore la opción socialista como una verdadera alternativa a CiU, una tendencia que no parece que vaya a cambiar en los próximos meses, a pesar de que la cita de las autonómicas de 2014 ya aparece en los calendarios de los diseñadores de las campañas electorales.

Nadal apuesta por una ‘tendencia independentista’ en el PSC

Este mismo sábado, el portavoz del PSC en el Parlamento autonómico, Joaquim Nadal, ha dado un paso más en esa dirección. En un artículo publicado en Avui, Nadal se ha mostrado favorable a que, ‘sin miedo, se pudiese admitir que en el PSC, que no es partido independentista, hubiese una tendencia independentista admitida y organizada, que seguramente sería minoritaria’.

Nadal, que pese a no formar parte del núcleo duro de la Ejecutiva sigue siendo uno de los pesos pesados del partido, ha justificado su posición para dejar claro de esta forma que no les da miedo ‘determinados temas de la agenda política’, volviendo a demostrar la falta de personalidad política de una formación que, teóricamente, aspira a alcanzar el Gobierno autonómico.

De hecho, hace solo unas semanas amenazó con convertirse en independentista si el Gobierno no acepta un nuevo modelo de financiación que proporcione a la Generalidad “más recursos” y que evite “un exceso de solidaridad” interterritorial.

Tura e Iceta defienden recoger el sentimiento secesionista

En una línea similar se han posicionado otros importantes miembros del partido, como la ex consejera de Interior y Justicia Montserrat Tura, que este mismo viernes, durante unas jornadas convocadas por la Fundació Rafael Campalans, bajo el título de Autogobierno, federalismo y derecho a decidir, también abogaba por abrir el PSC al secesionismo:

‘Si hemos sido líderes en el reconocimiento de derechos a los ciudadanos por razón de orientación sexual, de género o de capacidad de decisión sobre el propio cuerpo, por qué no lo hemos de ser en interpretar, recoger y canalizar las ansias de emancipación colectiva y de sentimiento nacional en Cataluña‘.

En ese foro, el presidente de la fundación y ex viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, animó a su partido a estar “presente” en “los debates sobre el derecho a decidir” y, aunque reconoció que “ni la autodeterminación, ni el derecho a decidir aportará una solución mágica” a los problemas de Cataluña, aseguró que “si dos tercios del Parlamento [autonómico] quieren una consulta [independentista] o abrir negociaciones, la democracia y la política han de encontrar, y encontrarán, el camino“.

Elena reclama un PSC más nacionalista

Mientras tanto, Joan Ignasi Elena, el que fuera rival de Pere Navarro en la lucha por hacerse con la Primera Secretaría del PSC, ha puesto en marcha un movimiento interno, Avancem!, que reclama ‘un mayor reconocimiento de los derechos nacionales de Cataluña‘ y que aboga por un giro del partido hacia la izquierda y el nacionalismo.

‘No hemos de eludir el debate sobre el derecho a decidir: uno de los principios de la democracia representativa es la soberanía, que reside en el pueblo y que ha de ser ley sin poderes que la frenen o moderen‘, recoge su manifiesto fundacional.

Bonet lamenta haber evitado “el debate sobre la independencia”

Este sábado Avancem! ha realizado su presentación oficial con un acto celebrado en San Feliu de Codinas (Barcelona). Elena ha instado a tender puentes con otros partidos, como ICV, EUiA y ERC (algunos de cuyos miembros, como Dolors Camats, Jordi Miralles y Joan Ridao, han participado en los debates), para construir una “alternativa de izquierdas”, aunque ha evitado cualquier referencia al tripartito.

Entre los asistentes del PSC se encontraban Navarro; Iceta; el alcalde Lérida, Àngel Ros; la ex consejera de Salud Marina Geli; y la responsable del área económica, Rocío Martínez-Sampere. Pero la posición que resume con más claridad las tesis de la plataforma es la de Laia Bonet, portavoz adjunta del PSC en el Parlamento autonómico, que ha señalado que el hecho de que el partido se haya desmarcado del “debate sobre la independencia” les ha pasado factura.

Navarro: ni sí, ni no, ni todo lo contrario

De momento, la única respuesta que esta corriente crítica ha encontrado por parte de la dirección del PSC ha sido muy tímida. Navarro, durante el acto de este sábado, se ha limitado a trasladar a los promotores de Avancem! un llamamiento a la unidad del partido. “Exploremos primero todo lo que nos une y no lo que nos separa”, ha subrayado, aunque les ha animado a dejar de “mirarse el obligo” y “pasar a la acción”.

Un día antes, en una entrevista en Catalunya Ràdio, Navarro había mostrado su rechazo a las tesis independentistas, no sin cierta ambigüedad:

“En una situación de crisis, si la independencia nos lo tuviese que solucionar todo, pues venga, seamos independientes, pero no es así. Cuando se habla de eso no se está siendo absolutamente realista sobre qué significa la independencia y qué peajes tendría. Para formar parte de Europa, todos los países de Europa lo han de aceptar, por ejemplo, deberíamos ver si Cataluña independiente lo podría conseguir. Debería asumir unos gastos de Estado independiente, seguro que tendría muchas dificultades. Tendríamos un nivel de paro muy elevado, no sé si como el de ahora, pero muy elevado. Tal vez tendríamos más recursos o menos, pero dentro de Europa también se ejerce la solidaridad”.

Montilla, Fernández y Martí, los más contundentes

Más desacomplejado, en cambio, se mostró el secretario de Organización del PSC, Daniel Fernández, en una reciente entrevista con LA VOZ DE BARCELONA“Si [CiU] quiere ir por el camino de la secesión, nos tendrá en frente”, aseguró entonces. Además, algunas voces de peso en el partido, como el ex presidente de la Generalidad y senador, José Montilla, y el primer secretario de la federación barcelonesa del PSC y senador, Carles Martí, también se han desmarcado con toda rotundidad de la propuesta de pacto fiscal en la línea del concierto económico defendida por CiU.

El futuro del PSC pasa por definirse en una línea o en otra, por asumir de forma definitiva las tesis del nacionalismo o por oponerse a ellas. Lo que sí parece demostrado es que la actual confusión de su discurso, a diferencia de la ambigüedad que le permitió a Jordi Pujol ostentar el Gobierno autonómico durante casi un cuarto de siglo, ha llevado a la marca blanca del PSOE en Cataluña a deslizarse por la pendiente que conduce a la irrelevancia política.

La voz de Barcelona (1.07.2012)

Sé el primero en comentar en «El laberinto del PSC»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »