La gente se merecía una alegría y eso

La gente se merecía una alegría y eso ha sido lo positivo. Mientras tanto, otros aprovechando para hacer política: no me cansaré de pedir la dimisión del alcalde Trias por haber negado la posibilidad de instalar una pantalla gigante de TV para tan señalada ocasión por razones partidistas. Lamentable.

Sé el primero en comentar en «La gente se merecía una alegría y eso»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »