La contradicción tal vez más flagrante

La contradicción tal vez más flagrante (no la única, desde luego) en la propuesta de referendum, es el hecho de que se pretenda partir de una definición que sería, en todo caso, el resultado del propio referendum. La pretensión de un referendum sólo para «catalanes», implica la definición previa de Cataluña (y consiguientemente de los catalanes, como señala jumocre) como una entidad política independiente de España y dotada de unidad propia. Sólo desde la premisa de la unidad política independiente tendría sentido que el resto de los españoles fueran excluidos de la votación. Y sólo desde la premisa de la unicidad política total e indisoluble, se puede pretender un referendum único para la totalidad de Cataluña. Supongamos un hipotético resultado afirmativo del hipotético referendum. Y si en el valle de Arán, por ejemplo, el resultado del referendum fuera diferente ¿se aceptaría y se respetaría que esas zonas, regiones o ciudades tienen, con respecto a Barcelona, el mismo «derecho a la autodeterminación» que ellos exigen? No creo que los independentistas aceptaran en ningún caso ese planteamiento ¿verdad? Y ello prueba que parten de la base de la «unidad política indisoluble» de esa pretendida entidad independiente catalana (que sería, en todo caso, fruto de referendum), unidad que en el propio planteamiento del referendum pretenden negar para España, que sí es, de hecho, una entidad política real.

Sé el primero en comentar en «La contradicción tal vez más flagrante»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »