Perdón por las molestias, pero es que e

Perdón por las molestias, pero es que estas contorsiones de internet permiten que personas como yo intentemos dejar un huevo y una cagá al mismo tiempo: que se le tiene mucho cariño, señor Savater, y que acaricio la felicidad pensando que tengo en el doblao de mi casa la “Ëtica para Amador ” comprada en una biblioteca de Zafra (Badajoz). Tuve mellizos hace casi cinco años, son tan lindos que parecen sobrenaturales, pero aunque soy filóloga perezosa en paro casi no tengo tiempo para leer. Nací en el 65 y me tragué casi toda Enyd Blyton a la española y muchos tomos encuadernados de Flash Gordon. Pero el primer tocho que leí cuando tenía seis años fue “El libro de las tierras vírgenes”. Quería hacer constar que me reconforta y me baja la tensión arterial leer libros a mis niños todas las noches. Y ellos me piden siempre más. Perdón por la extraña caricatura comunicativa o no se yo qué.

Sé el primero en comentar en «Perdón por las molestias, pero es que e»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »