Órdago de UPyD en Asturias: devolver Sanidad y Educación y unir municipios

Rosa Díez y el líder de UPyD en Asturias, Ignacio Prendes (Efe) 

PSOE/IU y FAC/PP valoran la ‘oferta’ la semana próxima

Vicente Bernaldo de Quirós (Gijón).- Consciente de la importancia de ser la llave para la formación de un gobierno en Asturias, Unión Progreso y Democracia (UPyD) ha presentado sus exigencias para entregarles su voto a los dos partidos que optan a la Presidencia del Principado de Asturias: Foro y PSOE. Se trata de un auténtico órdago, en el que el diputado Ignacio Prendes reclama para contar con su respaldo, entre otros planteamientos, la devolución al Estado de las competencias en materia de Educación y Sanidad; la fusión de varios ayuntamientos, con el fin de ahorrar coste y evitar duplicidades en servicios y la investigación en sede parlamentaria del ‘caso Renedo’, proceso que supuso el ingreso en prisión durante varios meses del ex consejero socialista José Luis Iglesias Riopedre.

Por el momento, ninguno de los dos partidos aludidos se ha visto en la necesidad de responder públicamente, ni siquiera para comentar las exigencias, a excepción de una declaración tangencial del único diputado de Foro Asturias en el Congreso, Enrique Álvarez Sostres, que recordó que las políticas de los dos partidos son muy parecidas y algunas de las propuestas de la formación de Rosa Díez son coincidentes.

Parece que la respuesta oficial de ambas alternativas no tendrá lugar hasta las reuniones respectivas del partido de Cascos y el PSOE con UPyD la próxima semana. Ignacio Prendes también incluyó en el paquete de medidas a acordar para el pacto la modificación de la ley electoral para reducir las circunscripciones en la comunidad autónoma de tres a una, algo en lo que coincide con Izquierda Unida, pero que los partidos mayoritarios difícilmente estarían dispuestos a rubricar.

Javier Fernández, el candidato socialista a la jefatura del Ejecutivo autónomo, afronta la reunión de la próxima semana con UPyD con bastante tranquilidad, una vez alcanzado un acuerdo de mínimos para la investidura con Izquierda Unida. El presidenciable socialista afirma que en líneas generales hay sintonía con el grupo magenta, aunque falta descender al detalle. Pese a su optimismo, las exigencias de UPyD son de envergadura tal que muchos analistas ven poco factible que las acepte. Otra cosa es el margen de maniobra que tiene la llave del Gobierno para cerrar la posibilidad de que el PSOE gane la partida.

En las filas socialistas reina el optimismo sobre las posibilidades de alcanzar la Presidencia, después del acuerdo con IU. El partido de Cayo Lara limita, por el momento, su respaldo a la consecución de un puesto en la Mesa de la Cámara así como al compromiso del PSOE de no recortar en políticas sociales, sanitarias y educativas, aunque el Ejecutivo de Mariano Rajoy meta tijera en ese campo.

El próximo jueves, su órgano de dirección refrendará el acuerdo de la izquierda por amplia mayoría, pese a la aparición de una corriente crítica, denominada ‘Voces para el Cambio’, que se queja de la nula consulta a las bases en esta negociación. Las pretensiones de la coalición para entregar su voto a Javier Fernández son fácilmente aceptables, hasta el punto de que en Foro Asturias, su portavoz Cristina Coto, hable de «intercambio de cromos a precio de saldo», pero en la izquierda no se descarta un pacto más profundo, para después de la elección del presidente, en función de cómo se desarrollen los acontecimientos. Inicialmente, Jesús Iglesias, su cabeza de lista, quiere cumplir su promesa de que los votos de IU «no servirán para dar el poder a la derecha».

También para la próxima semana se espera que la cita entre Foro y UPyD despeje todas las incógnitas sobre un supuesto pacto del centro derecha. El problema estriba, en este contexto, en la sintonía que puedan tener el presidente en funciones, Francisco Álvarez-Cascos, y su antigua ‘mano derecha’ y hoy cabeza de lista del PP, Mercedes Fernández, que no han transmitido a la opinión pública una sensación de acuerdo, sino todo lo contrario.

Es pronto para saber si existe una consigna desde Génova que frustre el acuerdo a fin de que la figura de Álvarez-Cascos no se consolide como el referente de la derecha en Asturias, tal y como dejan caer en privado algunos de sus miembros, pero, no obstante sus intervenciones públicas a favor del pacto, en el PP no aparecen declaraciones ilusionantes sobre la posibilidad de un gobierno estable.

Esta circunstancia es bien conocida por UPyD que debe guardar un equilibrio inteligente a la hora de inclinar la balanza con su voto. En el hipotético caso de que diera su respaldo a Cascos y el PP no lo secundara, vería muy limitada su capacidad de influencia con un posterior gobierno de la izquierda plural, a pesar de que su voto sea enormemente decisivo.

La constitución del Parlamento asturiano ha sido fijada para el 27 de abril, aunque la definitiva toma de posesión de los diputados en la Junta General del Principado dependerá de si el Tribunal Superior de Justicia de Asturias decide paralizar cautelarmente esta posibilidad, como consecuencia del recurso de Foro Asturias a la vía judicial por el recuento del voto emigrante, que se no se produjo hasta ayer a primera hora de la tarde, minutos antes de que finalizara el plazo para admitir dicha apelación.

El Confidencial (16.04.2012)

Sé el primero en comentar en «Órdago de UPyD en Asturias: devolver Sanidad y Educación y unir municipios»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »