Cuando un vaticinio se cumple, Montse, e

Cuando un vaticinio se cumple, Montse, es la mejor prueba de que se ha hecho una lectura correcta. Y el juego de Morán está muy claro, como tú misma observas en este artículo: palos a la izquierda a la mínima ocasión que se presenta, y en cambio a CiU solo amagar de pasada con que “espera” volver sobre el tema del viaje a Itaca, ¿volver? ¡como si hubiera dicho algo! ¿Apostamos a que esa anunciada vuelta (sin ida) a Itaca se demora mucho más que el propio viaje de Ulises? A Álvarez Cascos, no sólo le retrata positivamente de “animal político”, como bien señalas, sino que además resalta su “valor”, que “no retrocedió” y que perdió “con dignidad”. Y no es la primera vez, ya le ha entonado alabanzas en otras ocasiones. Yo aceptaría sin rechistar que alguien ataque a la izquierda, sea por convicción o incluso porque le paguen para ello; tiene todo el derecho, faltaría más. La prensa está plagada de excomunistas que se han pasado a la derecha. Además, no hemos nacido ayer y todos sabemos cómo es el periodismo hoy día; nadie puede pensar que quien escribe en La Vanguardia pueda hacer otra cosa que opinar como a CiU más le conviene; para eso le pagan. Lo inadmisible es la falsedad; es que se pretenda adoptar la pose de pensador radical, fingiendo que se escribe desde la coherencia izquierdista más coherente; que se lancen exabruptos constantes contra la deshonestidad de otros periodistas, tratándoles de escribas, de vendidos y de otras lindezas, y que se erija en una especie de oráculo de todas las purezas. Esa es una actitud falsaria que hay que desenmascarar con datos y evidencias.

Sé el primero en comentar en «Cuando un vaticinio se cumple, Montse, e»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »