No soy optimista. Cuando un partido lleg

No soy optimista. Cuando un partido llega al gobierno, ya considera su objetivo logrado y difícilmente rectifica. Dudo mucho que la presencia de IU sea suficiente como para corregir el clientelismo enraizado durante tres décadas. En cuanto a los resultado, el castigo al PSOE ha sido contundente. La única sorpresa ha sido la caída de previsiones del PP y el batacazo con respecto a sus resultados en las generales ¿será, como apunta Lindo, que pesa mucho la imagen de señorito andalú de Arenas? ¿o es que los tres meses de gobierno del PP han hecho ya mella en un electorado que le apoyó masivamente el 20N?

Sé el primero en comentar en «No soy optimista. Cuando un partido lleg»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »