Hay, además, un aspecto que nunca se to

Hay, además, un aspecto que nunca se toca y que me parece demasiado importante: Si las normas que garantizan el derecho de defensa, en su forma y redacción actual, están permitiendo sistemáticamente que los delincuentes gestionen sus turbios negocios desde la cárcel.. ¡algo estará mal! ¡Algo habrá que hacer, caramba! Habrá que pulir y matizar esas leyes para evitar que las mafias y la delincuencia organizada sigan dirigiendo sus redes desde la cárcel como si tal cosa, lo que es con evidencia un hecho habitual. Es discutible que un juez cometa ni siquiera una falta cuando unos abogados no están actuando como tales, sino como verdaderos «socios» y cómplices de los delincuentes. A veces el camino de los tecnicismos legales conducen a que las leyes acaben estando en contra de lo justo. Y demasiados ordenamientos jurídicos parecen estar hechos expresamente para que los delincuentes con dinero puedan gozar de impunidades de todo tipo, incluida la de seguir gestionando sus organizaciones mafiosas desde la cárcel. Coincido con ustedes, y con Mena y otros juristas: como mucho se deberían haber anulado las escuchas, ya que la ley es la que es. Pero además ¡inmediatamente! se debería poner manos a la obra para perfeccionar un ordenamiento jurídico tan evidentemente defectuoso que deja un agujero tan inmenso a la delincuencia. Pero para eso haría falta que la justicia quisiera verdaderamente ser igual para todos y no un arma más en manos de los poderosos.

Sé el primero en comentar en «Hay, además, un aspecto que nunca se to»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »