Aparte del escandalo de la sentencia hay

Aparte del escandalo de la sentencia hay otro escandalo que pienso se debe tener en cuenta. SE trata de la escandalosa, por ambigua, redaccion del articulo 51.2. Cualquier cientifico, habiatuado como es el caso general, a redactar con absoluta ausencia de ambiguedad huniera escrito: » la comunicacion entre el recluso y su abogado solo puede ser interceptada: a) por orden de la autoridad judicial b) en los supuestos de terrorismo » Entre las frase a) y b) se hubiera introducido la particula «y» o bien la particula «o» según lo que el legislador quisiera realemente decir. El legislador, generalmente sin formación cientifica alguna, hace uso de su capacidad linguistica pero también de su absoluta ignorancia de la lógica, en este caso, deontica. Se cree que la formación cientifica sirve unicamente para trabajar en laboratorios olvidando que la absurda separación de ciencias y letras es unicamente del siglo XX. Todos los grandes matematicos de la historia, empezando por los griegos, eran, y se tenian, por filosofos: Arquimedes, Fermat era juez, Leibnitz diplomatico, Newton escribia en latin, Poincare era además filosofo. No sólo los legisladores, politicos al fin, son normalmente gentes incapaces de ganar el sustento de cualquier otra forma sino que está muy claro el porqué.

Sé el primero en comentar en «Aparte del escandalo de la sentencia hay»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »