Los ‘indignados’ vuelven a la calle contra la reforma… y los sindicatos

La ministra empleo, Fátima Báñez y el líder de la UGT Cándido Méndez (Efe). 

El 15-M  secunda la marcha del domingo y hará asamblea en Sol

Mariano Rajoy ha conseguido unir a la izquierda, irreconciliable en la última etapa de José Luis Rodríguez Zapatero. Conforme la fecha se acerca, son cada vez más los colectivos que anuncian su adhesión a la protesta en contra de la reforma laboral anunciada por la ministra Fátima Báñez. Los convocantes confían en que la manifestación se convierta en una explosión de indignación contra el PP como la que brotó espontáneamente en España en mayo de 2011, hoy en punto muerto y que esperan resurgir de sus cenizas. Si la convocatoria resulta ser un éxito, se convertirá en la antesala de una huelga general que tan claro tiene Rajoy que le va a costar la reforma laboral.

Asamblea de Sol, una de las ramas que todavía siguen activas del Movimiento 15-M, ha sido el último colectivo en anunciar que el domingo secundará la manifestación. Su intención es constituir un bloque crítico y, aunque se unirá a todo el recorrido convocado por los sindicatos, los indignados aprovecharán el día no solo para expresar su disconformidad con este “retroceso y ninguneo en los derechos de los trabajadores, sino para visibilizar nuestra disconformidad más absoluta con las cúpulas sindicales, no con sus bases. No podemos olvidar que estos dirigentes han pactado graves pérdidas de derechos en los últimos años”.

Concluida la manifestación, en la Puerta del Sol se celebrará una Asamblea en la que se explicará la reforma laboral al detalle y se iniciará un debate para construir alternativas y vías de acción de forma colectiva y horizontal.

A pesar de que Alfredo Pérez Rubalcaba tranquilizó al presidente del Gobierno asegurándole que el PSOE no se iba a ‘radicalizar’ en este punto, algunos diputados socialistas ya han confirmado su asistencia a título personal a la convocatoria que corre a cargo exclusivamente de los sindicatos. Ferraz todavía no ha decidido qué dirigentes van a representar a la dirección federal en la manifestación, pero mientras se lo piensan algunos parlamentarios ya han adelantado su intención de acudir a la protesta a título personal, como la portavoz parlamentaria Soraya Rodríguez y el líder del PSM Tomás Gómez.  

Izquierda Unida saldrá a la calle en bloque. Cayo Lara recordó que el Gobierno de Rodríguez Zapatero fue el responsable del tijeretazo, los recortes en los presupuestos, el pensionazo y llevar el límite del déficit público a la Constitución. “Pero si hoy se suben a otro carro, no les vamos a llamar oportunistas”, añadió, aunque eso no quita para que la memoria siga ahí. “Las contradicciones le van a durar mucho y vendría bien al PSOE un poco de coherencia“.

Objetivo: despertar la mecha del 15-M

El líder de IU ha recordado que esta formación política “ha estado y estará siempre con los intereses de los trabajadores, con los sindicatos en la calle” y contra todas las medidas que afecten a los derechos de los trabajadores, ya sean las que aprobó el anterior Gobierno o las del actual.

Ignacio Fernández Toxo, de CCOO, confía en que sea un proceso de movilización ascendente. “El día 19 pretendemos que las calles de España sean un clamor contra la reforma laboral”. El ugetista Cándido Méndez recordó que las movilizaciones no son definitivas, ya que la siguiente etapa a recorrer sería “una negociación para atajar los atropellos que ha provocado esta reforma”. En tres días se comprobará cuál es la respuesta de la sociedad ante la reforma laboral anunciada por el PP. 

El Confidencial (16.02.2012))

Sé el primero en comentar en «Los ‘indignados’ vuelven a la calle contra la reforma… y los sindicatos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »