Chacón y el PSC

 Viñeta de Ventura & Coromina en LV (2.02.2012)

Si gana Chacón es muy probable que lo que se renovará será el PSC

La candidata a la secretaría general del PSOE se enfrenta, en el interior y en el exterior del partido, a los mismos adversarios que en su momento se opusieron a los llamados capitanes, aquel sector socialista que intentó una renovación del PSC en 1994, no encontró un líder que la encabezara y después, con Maragall al frente del partido, se pusieron a defender todo lo que antes habían pretendido renovar. Me refiero, naturalmente, a los Iceta, Montilla y Zaragoza, su capitulación en la época del Estatut y de los dos gobiernos tripartitos.

Carmen Chacón es la heredera de los capitanes dentro del PSC, lo fue desde sus inicios y siempre se ha mantenido fiel: pertenece a su segunda generación. Desde el año 2000 su actuación política ha tenido lugar en Madrid, donde ha formado una familia y establecido su residencia habitual. Ciertamente, durante estos años no se ha opuesto públicamente a los desvaríos del PSC y se ha comprometido muy estrechamente con Zapatero. Sin embargo, a pesar de encabezar por dos veces la lista electoral por Barcelona en las elecciones generales, no se ha identificado públicamente con la reciente línea Montilla, su antiguo mentor, menos aún con la línea Maragall, del que nunca fue partidaria. 

Los renovadores del PSC en los años 90, los entonces capitanes, buscaron vanamente un líder con capacidad de arrastre popular. En cierto momento lo encontraron en José Borrell, hombre de izquierdas, no nacionalista, dialéctico implacable. Lo empujaron a presentarse a las primarias del PSOE frente a Joaquín Almunia y triunfó en toda España, en Catalunya de forma abrumadora: el 83 por ciento de los votos fue para Borrell a pesar de que el sector catalanista del PSC no apostara por él.

Es sabido que la mayoría de delegados del PSC que hoy votan en el cónclave del PSOE lo harán por Chacón, respaldada por Borrell. La candidata quiere renovar el funcionamiento interno del PSOE, veremos si puede hacerlo en caso de ganar, pero si alcanza la secretaría general es muy probable que lo que se renovará será el PSC. La línea por la que apostaron los capitanes en 1994 quizás, al fin, triunfe: ya no se plantearán el falso dilema de si el PSC quiere más a Chacón que a Catalunya, como hizo Montilla en su momento utilizando a Zapatero, sino que se limitarán a expresar, simplemente, que su deseo es el triunfo del partido socialista en Catalunya y en España.

En el caso de que ello sea así, no sólo cambiará el PSC, sino, muy posiblemente, el sistema de partidos catalanes, dominado ahora por el PUC, el partido unificado de Catalunya que forman ahora CiU, PSC, ERC e ICV. Por esto en el interior y, sobre todo, en el exterior del PSC hay tanta inquietud.

Francesc de Carreras

La Vanguardia (4.02.2012)

Sé el primero en comentar en «Chacón y el PSC»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »