Estas cosas hay que mirarlas con pinzas.

Estas cosas hay que mirarlas con pinzas. La obsesión por apuntarse algún descubrimiento se ha convertido ya en uno de los tópicos más baratos del peor marketing mediático. El artículo tiene un estilo sensacionalista y alguna contradicción flagrante que hace desconfiar (si fue una obra simultánea ¿cómo iba a ser el retrato de la hija?). Y además, no veo tan gran trascendencia a que “pudiera” (no está probado ni mucho menos) ser obra de algún alumno del taller de Leonardo.

Sé el primero en comentar en «Estas cosas hay que mirarlas con pinzas.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »