En primer lugar, dar las gracias una vez

En primer lugar, dar las gracias una vez más a Diego por su estduio detallado sobre el libertinaje de horarios comerciales. Me ha indignado al leer que la hipocresía llegue a tan alto nivel y se pueda criticar aquello que después se imita, concretando “estos vicios catalanes”. Venden como un bien lo que sin tener que esperar mucho ya vemos como un mal devastador. Depender es siempre “malo”, nacemos libres, y como decía Cervantes en el Quijote, es la libertad el mejor bien que nos han legado los cielos. Las Grandes Superficies, con su ofrecimiento de libertad horaria de comodidad, nos escalvizan.

Sé el primero en comentar en «En primer lugar, dar las gracias una vez»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »