Por más que lo pretendan maquillar, est

Por más que lo pretendan maquillar, esto ha sido una espectacular metida de pata. ¿A quién se le ocurre hacer una oferta de ese tipo sin haberlo consultado previamente? Ahora queda mal todo el mundo: el que la hizo, el que la rechazó, el que sea nombrado, y el propio Instituto Cervantes.

Sé el primero en comentar en «Por más que lo pretendan maquillar, est»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »