La Infanta Cristina ganó 600.000 euros en tres años con una inversión de sólo 1.500 en Aizoon

Los dos únicos socios de Aizoon 

Stop corrupciónLa Infanta Cristina ganó casi 600.000 euros en apenas tres años a través de la promotora Aizoon habiendo invertido sólo 1.500 euros.

Hay que recordar que esta empresa patrimonial fue empleada por el duque de Palma para desviarse fondos públicos captados irregularmente por por el Instituto Nóos.

El  incremento del valor de las acciones de la pareja en Aizoon consta en la Declaración de la Renta del ejercicio 2006 que Cristina de Borbón y Grecia presentó en junio del año siguiente.

Los datos aportados por la hija menor del Rey, y que constan en el sumario del ‘caso Urdangarin’ concluyen que “el valor del patrimonio de Aizoon SL (50%) es de 572.406 euros”.

Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina aportaron 1.503 cada uno para constituir la promotora inmobiliaria familiar Aizoon el 11 de febrero de 2003, e inmediatamente el valor del patrimonio empezó a multiplicarse exponencialmente gracias  a los contratos públicos que el duque de Palma consiguió con la Generalitat valenciana (3,5 millones de euros) y el Gobierno balear (3 millones).

La República (12.01.2012)

—–

Gª Revenga (segunda fila, derecha) acompaña a la infanta Elena a un partido de tenis (Cordon Press). 

EL EX TESORERO DE URDANGARÍN EN EL INSTITUTO NÓOS SIGUE TENIENDO DESPACHO OFICIAL EN LA ZARZUELA

García Revenga es secretario de las infanta desde hace caí dos décadas

José L. Lobo.- La Casa del Rey ha marginado a Iñaki Urdangarín, pero no tiene la menor intención de apartar al secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, pese a que fue tesorero del Instituto Nóos cuando se produjo la supuesta apropiación de fondos públicos por parte de la entidad “sin ánimo de lucro”, de la que el duque de Palma era presidente y su esposa, la infanta Cristina de Borbón, vocal de su junta directiva.

García Revenga sigue teniendo despacho en el palacio de La Zarzuela, cobra su salario como personal de libre designación de Don Juan Carlos y goza de la plena confianza del jefe de la  Casa del Rey, Rafael Spottorno, y de la infanta Elena de Borbón, a la que asesora y suele acompañar en todos sus actos oficiales.

García Revenga se incorporó a La Zarzuela hace casi dos décadas como secretario de la infanta Cristina de Borbón y de su hermana Elena, responsabilidad que compatibilizó con la de tesorero del Instituto Nóos entre noviembre de 2004 y junio de 2006, a las órdenes de Urdangarín y su socio, Diego Torres.

Ese periodo fue, precisamente, el de mayor actividad de la entidad presidida por el duque de Palma y en el que se desvió la mayor parte de los fondos públicos captados de forma presuntamente fraudulenta. La Casa del Rey estaba al tanto de esa duplicidad de funciones, pero no forzó la salida de García Revenga del Instituto Nóos hasta que lo hizo el propio Urdangarín, a mediados de 2006.

Con el beneplácito de La Zarzuela

Tras conocerse su presunta implicación en el caso Urdangarín, la Casa del Rey se limitó a señalar que la actuación de García Revenga como tesorero del Instituto Nóos fue “a título estrictamente privado”. Pero La Zarzuela pasó por alto que el monarca consintió que áquel ejerciera durante 19 meses esa doble función. De hecho, García Revenga llegó incluso a gestionar desde su despacho oficial en palacio los negocios de Urdangarín antes de que éste se incorporase al Instituto Nóos.

El secretario de las Infantas fue el encargado de gestionar los multimillonarios fondos que el Instituto Nóos captó entre varias administraciones públicas y un sinfín de entidades privadas, que ascendieron a unos 16 millones de euros. Además, García Revenga toleró que Urdangarín utilizase su nombre y el de la infanta Cristina como ganchos para sus turbios negocios. Según reveló el diario El Mundo, el duque de Palma hacía constar en su tarjeta de presentación para captar potenciales clientes que García Revenga era “asesor de la Casa del Rey”, y que su esposa era miembro de la Junta Directiva de la entidad.

Un año después de abandonar el Instituto Nóos, García Revenga montó con la infanta Elena la firma Global Cinoscéfalos, una sociedad dedicada a la asesoría financiera en la que aquél figuraba como administrador único y su hermano Javier García Revenga como apoderado. Pero a principios de 2008 el Rey forzó a su hija y al asesor de ésta a disolver la entidad.

El Confidencial (13.01.2012)

—–

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, y su esposa, la infanta Cristina de Borbón, en 2007. / ALBERT OLIVÉ 

¿POR QUÉ EL JUEZ NO IMPUTA A LA INFANTA CRISTINA?

El sumario acredita que la hija del Rey se benefició de los negocios de su marido

Pero considera que no participó en la gestión ni estaba autorizada en las cuentas corrientes

La empresa de los duques de Palma facturó a Nóos 748.000 euros

La fiscalía cree que los trabajos que facturó Aizoon no se hicieron

Andreu Manresa – Palma de Mallorca.- El juez José Castro, que instruye el caso Urdangarin, la pieza separada número 26 de la investigación abierta por el sobrecoste de más de 60 millones de euros en la construcción del polideportivo Palma Arena, ha imputado al duque de Palma, Iñaki Urdangarin, por apoderarse de fondos públicos y desviarlos a sus empresas privadas. Pero no ha hecho lo mismo con su esposa, la infanta Cristina, que comparte la propiedad de una sociedad, Aizoon, principal beneficiaria de los negocios supuestamente ilegales del yerno del Rey.

En el sumario apenas hay rastro de la infanta Cristina, pese a que era vocal del Instituto Nóos, la entidad sin ánimo de lucro que Iñaki Urdangarin utilizó para lucrarse a costa principalmente del dinero de diversas Administraciones públicas (la Comunidad Valenciana y la de Baleares, principalmente).

La presencia de la infanta Cristina en el Instituto Nóos no era relevante, según los empleados de este organismo que han declarado ante la policía o el juez, pues no participaba directamente en la gestión ni conocía los pormenores de las cuestiones financieras ni tomaba parte de las decisiones estratégicas.

Uno de los testigos citados por el juez en uno de sus autos sostiene que en el Instituto Nóos había un “círculo cerrado de toma de decisiones” y entre los nombres de las personas que lo formaban no figura el de la infanta Cristina.

Su esposo, el duque de Palma, desviaba una parte importante del dinero público recibido a su empresa Aizoon, cuya propiedad compartía al 50% con la hija del Rey.

Entre 2004 y 2005, Aizoon recibió 748.000 euros del Instituto Nóos por supuestos trabajos de apoyo logístico para eventos pagados por Administraciones públicas.

La fiscalía considera que esos trabajos de apoyo logístico eran irreales pues en la investigación se ha acreditado quiénes eran las personas que hacían esas tareas y no pertenecían a Aizoon.

En el historial financiero de Aizoon, según el informe de la Agencia Tributaria incorporado el sumario del caso, hay constancia de que durante los últimos cinco años Aizoon ha manejado ocho cuentas corrientes distintas de tres bancos y en ninguna de ellas figuraba como autorizada la infanta Cristina.

En todas las cuentas estaba Iñaki Urdangarin en solitario o, en los últimos años, acompañado del apoderado de la empresa e imputado ahora por el juez, Mario Sorribas Fierro.

La infanta Cristina declaró a la Agencia Tributaria la mitad de los beneficios que generaba Aizoon, según las indicaciones que le dieron los asesores jurídicos y fiscales de Iñaki Urdangarin. Un correo electrónico y una nota manuscrita así lo acredita, según figura en el sumario.

Pero el juez que instruye el caso y los fiscales que lo investigan no consideran, al menos de momento, que haya indicios de la participación de la infanta Cristina en los negocios irregulares de su marido, aunque de todos los documentos requisados se deduce que la hija del Rey se benefició de las actuaciones ilegales de la trama.

La investigación judicial pretende determinar si en las prácticas empresariales de Iñaki Urdangarin se produjo falsedad, malversación de caudales públicos y fraude a la Administración.

El País (12.01.2012)

Sé el primero en comentar en «La Infanta Cristina ganó 600.000 euros en tres años con una inversión de sólo 1.500 en Aizoon»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »