“La constatación de que una tiranía no

“La constatación de que una tiranía no puede ser progresista es una lección que nos llegó demasiado tarde; cuando el siglo XX terminaba y nosotros habíamos perdido el norte, la ilusión y hasta la capacidad de decir aquellas cosas que aprendimos en la frustración de una lógica derrota. Las tiranías que nacen progresistas acaban sirviendo a los que mandan, nada más. Y entonces se transforman en ese monstruo que ninguno quiere reconocer como criatura de su imaginación”. Lección aprendida.

Sé el primero en comentar en «“La constatación de que una tiranía no»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »