La Justicia no es igual para todos: el Rey supo con antelación cuándo imputarían a Urdangarín

El Rey y, tras él, Urdangarín, junto a otros miembros de la Familia Real (Reuters) 

La Zarzuela ha tenido acceso a información privilegiada

Stop corrupciónJosé L. Lobo.- La Justicia no siempre es igual para todos. La Casa del Rey supo por adelantado la fecha en la que Iñaki Urdangarín iba a ser imputado por presunta apropiación de fondos públicos, lo que permitió a Don Juan Carlos y sus principales asesores preparar con suficiente antelación la estrategia para desvincularse del duque de Palma. Así lo han revelado a El Confidencial fuentes muy cercanas a la Corona, que aseguran que La Zarzuela ha tenido acceso a “información privilegiada” sobre los pasos dados por la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, instructor del caso Urdangarín.

El marido de la infanta Cristina de Borbón fue imputado ayer por el juez José Castro, al día siguiente de que la Casa del Rey, por primera vez en los 36 años de reinado de Juan Carlos I, hiciese públicas sus cuentas, y solo cinco días después del mensaje navideño del jefe del Estado, en el que éste, en una clara alusión a su yerno, condenó las “conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o la ética”. Urdangarín, que ha sido citado a declarar el próximo 6 de febrero, tendrá que responder ante la Justicia al menos por cuatro presuntos delitos: malversación, fraude a la Administración, prevaricación y falsedad documental.

Cuando el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, anunció el pasado día 12 que Urdangarín quedaba apartado de la agenda oficial de la Familia Real por su “comportamiento no ejemplar”, aseguró también que la Corona, por primera vez, rendiría cuentas sobre sus finanzas “antes de final de año”. La razón de que el número dos de La Zarzuela se cuidara mucho de señalar entonces una fecha concreta es que aquel día los asesores de Don Juan Carlos aún desconocían cuándo sería imputado Urdangarín. Y el destape presupuestario del monarca perdería todo su valor si se producía tras la imputación del duque de Palma, pues daría la impresión de que ese supuesto ejercicio de transparencia era forzado.

Las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que la intención del juez Castro, con el beneplácito del fiscal Anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach, era dictar el auto de imputación de Urdangarín antes de Nochebuena. Es decir, previamente a que el Rey pronunciase su tradicional discurso navideño, en el que afirmó que “la Justicia es igual para todos” y criticó la “actuación censurable” del duque de Palma, al que no citó por su nombre. Ese calendario daría al traste con la estrategia de la Casa del Rey, que pasaba por lavar la imagen de la Corona antes de que el ex jugador internacional de balonmano y actual consejero de Telefónica fuese imputado.

Spottorno contacta con Dívar

Para los intereses de La Zarzuela resultaba vital que el auto judicial de Castro se hiciese público tras el mensaje navideño del Rey y después de que éste revelase los entresijos de sus finanzas, nunca antes. Fue entonces cuando Spottorno, según las fuentes consultadas, movió sus hilos para que el juez retrasara su decisión hasta una fecha lo más cercana posible a Nochevieja. El jefe de la Casa del Rey se puso entonces en contacto con el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, a quien ya había trasladado anteriormente la “honda preocupación” del monarca por la dilación de la investigación judicial y el grave daño que ésta estaba causando a la Corona.

Spottorno, según las mismas fuentes, apeló a “razones de Estado” para salvaguardar la imagen y la credibilidad de la monarquía, y finalmente se pactó la fecha del 29 de diciembre para hacer pública la imputación de Urdangarín, que ya sólo cuenta con el apoyo de su esposa, la infanta Cristina, y de su suegra, la reina Doña Sofía

De esta forma, la decisión del juez Castro se ha conocido tras la secuencia temporal que arrancó con las instrucciones dictadas por el asesor jurídico de Don Juan Carlos, José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao, al duque de Palma, a quien advirtió que no viajase a Madrid en Navidad; siguió con el comunicado de Urdangarín en el que éste lamentaba el “grave daño” que sus negocios estaban causando a la Casa del Rey; continuó con su marginación de la agenda oficial de la Familia Real; prosiguió con el mensaje de Nochebuena del monarca y concluyó con la publicación de las cuentas de La Zarzuela. Es decir, un calendario ajustado al guión diseñado por el entorno del jefe del Estado.

No ha sido ésta, sin embargo, la única ocasión en que la Casa del Rey ha manejado información privilegiada en relación con el caso Urdangarín. El pasado 7 de noviembre Don Juan Carlos suspendió por sorpresa un viaje oficial a Barcelona programado para visitar la 50ª edición del Salón Náutico. Desde La Zarzuela se informó de que la cancelación de la visita obedecía a las súbitas molestias que el monarca sufría en su pie izquierdo, del que fue operado el 4 de septiembre por una lesión en el talón de Aquiles. Pero la verdadera razón, según algunos medios, fue que ese mismo día la policía iba a registrar la sede del Instituto Nóos en la capital catalana, y el Ministerio del Interior advirtió con antelación al jefe del Estado para evitar tan embarazosa coincidencia.          

El Confidencial (30.12.2011)

Sé el primero en comentar en «La Justicia no es igual para todos: el Rey supo con antelación cuándo imputarían a Urdangarín»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »