CiU lidera una nueva asociación secesionista

Los promotores de la Asociación de Municipios por la Independencia posan para los medios durante el acto de constitución de la entidad este miércoles en Vic (foto: lamalla.cat). 

El polémico alcalde de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal (UDC), lidera la Asociación de Municipios por la Independencia, cuyo objetivo es celebrar un referendo secesionista vinculante en tres o cuatro años, a pesar de ser ilegal.

Alcaldes y concejales de 157 poblaciones de Cataluña han constituido este miércoles en Vic la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), una nueva entidad promovida por el alcalde de esta localidad barcelonesa, Josep Maria Vila d’Abadal (CiU), que tiene por objetivo conseguir la secesión de Cataluña, y que se suma a la lista de organizaciones similares.

El embrión de este movimiento tomó forma en el mes de septiembre, cuando el Ayuntamiento de Vic aprobó una moción de rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y de reivindicación del ‘derecho a la autodeterminación’, que además proponía ‘constituir una asociación de entes locales con el objetivo de defender la consecución de los derechos nacionales de Cataluña para promover el ejercicio del derecho a decidir’.

De esta forma, Vila d’Abadal empezaba a hacer realidad su sueño, tal y como reveló durante un pleno municipal celebrado el pasado 2 de mayo:

“Creo sinceramente que nuestra ciudad liderará, en parte, un gran movimiento identitario de nuestro país [por Cataluña] que le llevará un día a ser libre, plenamente libre, y eso, a mí, me ha modificado y me siento orgulloso de ello”.

Una capital de provincia y 20 capitales de comarca

La nueva asociación trata de recoger el testigo de los referendos independentistas celebrados en los últimos dos años -que se cerró con una participación total del 18%-, e intenta aprovechar la inercia de la campaña que llevó a más de un centenar de municipios a declararse ‘moralmente excluidos’ de la Constitución durante la segunda mitad de 2010.

Entre las poblaciones que participan en la iniciativa -y cuyos ayuntamientos han ido aprobando mociones de adhesión en los últimos meses- destaca una capital de provincia (Gerona, con el convergente Carles Puigdemont a la cabeza) y 20 capitales de comarca (como Olot, Berga, Ripoll, Tortosa, Valls, Villafranca del Penedés, Sort, Solsona, Balaguer, Manresa y Montblanc, además de Vic, que albergará la sede central).

Vila d’Abadal ha sido elegido presidente de la AMI y estará acompañado por cuatro vicepresidentes: el alcalde de Olot, Josep Maria Corominas (CiU); el de Balaguer, Josep Maria Roigé (CiU); el de Tortosa, Ferran Bel (CiU); y el de Montblanc, Josep Andreu Domingo (ACM-ERC).

Objetivo: un referendo vinculante en tres o cuatro años

Durante el acto de constitución, el líder de la nueva entidad ha asegurado que la secesión de Cataluña es “el único escenario de futuro” para asegurar “el desarrollo económico, social y cultural”, porque “la independencia económica no es posible sin la independencia política”, y ha insistido en que “si una clara mayoría de catalanes pide la libertad, Cataluña será libre”. Por ello, ha animado al Gobierno autonómico -también en manos de CiU- a que se apunte a la iniciativa, y se ha mostrado convencido de que lo hará porque, en su opinión, “lo ve con buenos ojos”.

El dirigente nacionalista se ha marcado como objetivo a medio plazo conseguir que en un máximo de dos años se hayan sumado a la asociación el 50% de los municipios de la Comunidad, y espera poder celebrar un referendo independentista vinculante en toda Cataluña dentro de tres o cuatro años, a pesar de que es ilegal, “sabiendo que lo ganaremos”. También ha subrayado que los 157 municipios que han constituido la asociación representan 1,3 millones de ciudadanos.

Vila d’Abadal votó en contra de la AMI en el Parlamento autonómico

Sorprendentemente, Vila d’Abadal -que también es diputado autonómico-, durante el pasado debate de Política General celebrado a finales de septiembre, y al igual que el resto de sus compañeros de CiU en el Parlamento autonómico, votó en contra de una moción presentada por Solidaritat y que instaba a la Generalidad a apoyar y promocionar la propia Asociación de Municipios por la Independencia, que entonces se estaba formando.

El dirigente de Unió ha mantendido en los últimos tiempos una dura pugna con el máximo responsable de su formación política, el congresista y número dos de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, desde que este se manifestara públicamente en contra de la secesión de Cataluña respecto al resto de España. Además, el polémico alcalde ha realizado declaraciones xenófobas en diferentes ocasiones y se ha negado a participar en actos de homenaje a los asesinados por ETA en Vic.

La voz de Barcelona (15.12.2011)

Sé el primero en comentar en «CiU lidera una nueva asociación secesionista»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »