La CPI detiene por primera vez a un jefe de estado. Gbagbo: «la justicia divina prevalecerá»

Foto de GbagboEl presidente de Costa de Marfil será juzgado el lunes 5 de diciembre por crímenes contra la humanidad

Rubén G. Herrera.- Laurent Gbagbo se encuentra en La Haya, donde será juzgado por el Tribunal Penal Internacional (TPI) el 5 de diciembre a las 14 horas. El ex presidente de Costa de Marfil abandonó la semana pasada su país y ahora se encuentra retenido en el TPI. El lunes realizará su primera comparecencia ante la corte junto a sus abogados.

En el que parece ser su twitter oficial (por las declaraciones y el material exclusivo que ofrece), se ha publicado la declaración, respecto al juicio inminente: «la justicia divina prevalecerá». Asimismo, el gestor de esta cuenta del ex-presidente utilizaba el hashtag #civ2010, reivindicando todavía su puesto en el gobierno del país. Entre sus últimos comentarios: «Voy a representar al pueblo de Costa de Marfil en La Haya» «Los que se olvidan de que se escuche a la justicia ¿por qué no inculpan al presidente sirio por sus matanzas?»

Costa de Marfil sufrió una grave crisis después de que el presidente saliente, Gbagbo, se negase a reconocer su derrota ante el jefe de Estado electo, Ouatara, en las elecciones presidenciales celebradas en noviembre de 2010. Fue entonces cuando estalló una oleada de violencia que concluyó con la detención del presidente saliente.

El TPI notificó al antiguo jefe de Estado la orden de detención, que le fue entregada por el fiscal general marfileño en la localidad de Korhogo, en el norte del país africano, donde estaba encarcelado.

Gbagbo está acusado de cuatro crímenes contra la humanidad: asesinato, violación, crímenes sexuales y actos de persecución.

El fiscal general del TPI, Luis Moreno-Ocampo, ha sentenciado que Gbagbo «tendrá que rendir cuentas por sus actos». El fiscal, sin embargo, acaba de ser sustituido por Fatou Bensouda (nombrada por la African Magazine la cuarta personalidad más influyente en los procesos sociales de África, y una de entre las 100 más influyentes de la historia. Este puede ser un aspecto fundamental para la Corte Penal Internacional, ya que podría esperarse un cambio en la trayectoria, que hasta ahora era acusadamente interesada para con la hegemonía occidental y no con los intereses de los africanos.

El presidente de Costa de Marfil llegó a Rotterdam (Holanda) este fin de semana, y fue entregado al centro de detención de La Haya después de ser notificado por sus abogados que sobre él pesaba una orden de arresto de la Corte Penal Internacional.

El político africano es el primer ex jefe de Estado en custodia de la CPI, ya que los otros dos mandatarios sobre los que esa corte ha emitido órdenes de arresto o no han sido detenidos, como es el caso del presidente de Sudán Omar al Bashir, o han muerto, como ocurrió con el derrocado líder libio Muamar al Gadafi. LA CPI está tratando de detener ahora mismo al presidente sudanés, Omar al-Bashir, por genocidio en Darfur

El actual presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, ya había indicado en septiembre que «enviaría a Gbagbo a la Corte de La Haya».

En Costa de Marfil, según ha señalado la ONU y varias organizaciones internacionales, «en ambos bandos se cometieron atrocidades». Por ejemplo, la toma de Duékoué (importante cruce de carreteras del oeste marfileño) el pasado 29 de marzo por los hombres de Ouattara estuvo acompañada de grandes masacres, que causaron al menos 330 muertos o desaparecidos.

Los fiscales de la CPI iniciaron hace varios meses investigaciones preliminares sobre supuestos crímenes de lesa humanidad, entre ellos violencia sexual, presuntamente cometidos en Costa de Marfil entre 2002 y 2005, y recientemente especificaron que sus pesquisas incluían también los acontecimientos más recientes en ese país.

Costa de Marfil no firmó el Estatuto de Roma (que regula el funcionamiento de la Corte de La Haya) pero aceptó su jurisdicción en abril de 2003, diciembre de 2010 y mayo de 2011, con lo que la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional puede investigar presuntos crímenes de guerra y lesa Humanidad allí cometidos.

Los intereses de Francia

En Costa de Marfil todos los sectores clave están dominados por 240 filiales de empresas francesas: petróleo (Total), electricidad (Bouygues), agua (también Bouygues), obras públicas (de nuevo Bouygues, Vinci, Setao, Colas), transporte marítimo (Bolloré), recursos naturales (también Bolloré, Castel), telecomunicaciones (France Telecom) y banca (Générale, Lyonnais, BNP-Paribas). Estos grupos franceses poseen el 27% del capital social de las empresas marfileñas. Por lo tanto, Francia es el principal proveedor y cliente del país.

Además, otros países occidentales como Estados Unidos, Holanda o Reino Unido, son los principales importadores de cacao en el mundo. Asunto que ya tratamos en Tercera Información. Es tal vez el intento de nacionalización de la industria del cacao uno de los principales motivos que ha llevado a las potencias occidentales a asegurar la estabilidad comercial en la zona y sentar en el banquillo a Gbagbo, antes que los crímenes contra la humanidad (puesto que el nuevo presidente también posee su propio historial).

Human Right Watch ha denunciado estos crímenes a civiles en Costa de Marfil, pero ha ignorado la explotación infantil y la mano de obra ejercida por las grandes multinacionales.

En cualquier caso, los abogados de Gbagbo tienen razón al pedir a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue los crímenes contra la humanidad cometidos en el país desde 2002, incluidos los atribuidos a la “rebelión” que apoyó al actual presidente Alasane Ouattara, no solo a Gbagbo. Entre otras cosas, CNN filtró hace poco el escándalo de que Outtara había asesinado a uno de los líderes militares que le habían ayudado a llegar al poder. Ibrahim Colibaly, fue asesinado por fuerzas leales al nuevo mandatario el pasado abril. Es solo una de las contradicciones que cruza transversalmente los conflictos sociales en Costa de Marfil.

Terc3ra información (4.12.2011)

Sé el primero en comentar en «La CPI detiene por primera vez a un jefe de estado. Gbagbo: «la justicia divina prevalecerá»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »