El eterno debate Diego, pero los hechos

El eterno debate Diego, pero los hechos son que existen unos instrumentos políticos que son los que son y no los que, probablemente, muchos desearíamos. ¿Qué hacer, entonces, no participar esperando que alguien venga a colocarnos el zapato a medida como a Cenicienta? ¿Instalarnos en la marginalidad?

Sé el primero en comentar en «El eterno debate Diego, pero los hechos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »