De la Flotilla de la Libertad a jefe mercenario del genocidio en Libia

Fotos de Al Mahdi

Fernando Casares.- “Al Mahdi, al igual que todos los participantes de la Flotilla de la Libertad, es digno de nuestro elogio por su valentía en el intento de romper el asedio ilegal de Gaza y entregar ayuda humanitaria a la gente sitiada. Todos estamos aliviados de que él está a salvo en Irlanda. Esperamos que su familia, que sabemos estuvo muy preocupada por su salud, puede estar tranquila ahora y celebrar su regreso. ”

Así recibían en el aeropuerto de Dublín en Junio de 2010 al que hasta ese momento no era más que un activista pacifista por la causa palestina. Se llama Al Mahdi Al Harati y participó de la Flotilla de la Libertad en el Mavi Mármara.

Pero la historia no acaba aquí. Al Mahdi Al Harati, es un libio de nacionalidad irlandesa que vive hace años en Irlanda, está casado con una irlandesa y tiene 4 hijos.

¿Libio?

No solo eso. También fue, para sorpresa de muchos, jefe adjunto de la comandancia “rebelde” que dirigió la toma de Trípoli. Para ese entonces el activista pacifista se había transformado en mercenario con responsabilidad en el genocidio libio que dio como resultado la muerte de más da 60.000 libios entre niños, mujeres y ancianos, la destrucción de todo un país y el establecimiento del AFRICOM en ese suelo.

¿Algo más?

Por supuesto. Cuando hablamos de mercenario, no lo decimos con ligereza. Actualmente hay un escándalo en Irlanda. Parece que hace más de un mes, Al Mahdi Al Harati viajó a Francia, Estados Unidos y Qatar. Entre esos viajes, una agencia de inteligencia norteamericana le había entregado 200.000€ con el fin de derrocar a Gadafi y tomar Trípoli. Pero resulta que entregó una buena parte de ese dinero a su esposa en Irlanda por si lo asesinaban y se fue con otra parte para Libia.

Ahora resulta que entraron en su casa y le robaron el dinero de dos sobres que contenían billetes de 500€.

¿Qué hacía este sujeto en el Mavi Mármara? Esa es una pregunta que nos hacemos todos. ¿Es el único? Eso no lo sabemos. Pero sí sabemos la actuación que tuvo Turquía en el genocidio libio, como miembro de la OTAN, y también sabemos que la Organización Humanitaria turca IHH envió un barco a Benghazi y estuvo con el mismísimo Abdeljalil del CNT libio. Hasta un certificado le dio a quien anunció la Sharia hace pocos días.

Información sensible si las hay que debe hacer reflexionar a muchos compañeros que con las mejores intenciones solidarias y humanas se embarcan con otros compañeros de ruta que no parecen tener las mismas intenciones. Desde luego, en ciertas ocasiones todo esto puede ser incontrolable. Lo que sí debería ser un deber en el frente internacional palestino y antisionista es tener más ojo, no dejarse llevar por las emociones infantiles y empezar a armar un colectivo intachable, coherente y cohesionado.

No es una buena noticia saber que uno camina al lado de cómplices de un genocidio, o al lado de mercenarios de la inteligencia imperial-sionista.

larepúbica (10.11.2011)

Sé el primero en comentar en «De la Flotilla de la Libertad a jefe mercenario del genocidio en Libia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »