Aquí, como sucede también en el País

Aquí, como sucede también en el País Vasco, unos señalan los objetivos y otros los ejecutan… Y para ello no es necesario poner bombas a lo loco como hacían los desgraciados de ETA; basta con excluirte de las subvenciones, concursos, publicidad, etc. En un país pobre como el nuestro la dignidad tiene un precio.

Sé el primero en comentar en «Aquí, como sucede también en el País»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »