24/10/2011 Fernando Savater

Fernando SavaterLa simple realidad es que ETA renuncia a lo que ya es inviable, pero ni entrega las armas ni se disuelve. Está encantada de haberse conocido, de haber matado y hasta quiere que se le agradezcan los servicios prestados reconociendo lo acertado de su visión política. La única pregunta ahora pertinente es: cuando ETA vea que el Estado de derecho no se suicida para complacerla, cuando compruebe que las cárceles no se abren por mágico conjuro y que no hay mesa de partidos, sino el ya establecido juego parlamentario en el marco constitucional…¿seguirá resignándose a perdonarnos la vida o volverá a las criminales andadas?

Fernando Savater (1947), filósofo, activista y escritor

Sé el primero en comentar en «24/10/2011 Fernando Savater»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »