El problema principal es que no existe e

El problema principal es que no existe el control social de la producción ni de los medios de distribución de la riqueza producida. Existe una heterogestión derivada de las limitaciones presentes en las sociedades capitalistas. Son otros -unas élites- los que deciden por todos nosotros. Ahí reside la alienación. Yo no soy partidario de bloqueos, aranceles y otras medidas que son un paso atrás en la Historia. Soy defensor de la unidad internacional de la clase trabajadora por encima de sus diferencias particulares por continentes y países. Hay que recuperar el internacionalismo proletario que fue barrido por la Iª Guerra Mundial y por el peor nacionalismo chovinista. El problema es que ideologías de masas como el sindicalismo revolucionario, primero, y el comunismo soviético después han desaparecido como consecuencia de sus errores y del acoso sufrido. Movimientos como el 15-M son incipientes y necesitan definirse, pero Iberoamérica, pese al nefasto nacional-populismo, está demostrando que puede plantarse cara al hegemonismo. Nuevas alianzas internacionales podrían reequilibrar la balanza. De entrada, hay que buscar el programa de mínimos y la unidad de acción.

Sé el primero en comentar en «El problema principal es que no existe e»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »