Movimiento 15M: No es posible una marcha

Movimiento 15M: No es posible una marcha atrás… Otro sistema es necesario Virginia Fernández – LaRepúblicaCultural.es El contagio de la expresión del descontento y la voluntad de cambio es ya una realidad. Otros países se empiezan a sumar al movimiento “Democracia Real Ya”, fruto del desahogo ciudadano del pasado domingo, que movilizó a miles de jóvenes y no tan jóvenes, que se encuentran actualmente marginados por el sistema. Muchos comparan este movimiento con el mítico mayo del 68, sólo que en esta ocasión hay sutiles diferencias. Para empezar existe un apoyo indispensable de las redes sociales y otras páginas y soportes audiovisuales internautas que permiten reagrupar y contagiar el eco de protesta de una manera mucho más rápida y efectiva. Si comparamos la realidad actual con otras épocas, hay que añadir además que el movimiento se está desarrollando de una manera mucho más pacífica, en un momento histórico en el que hemos alcanzado un estancamiento del modelo de producción capitalista, orientado exclusivamente al beneficio de los mercados, sin tener en cuenta las verdaderas necesidades de la sociedad. En esta época post-materialista, el ciudadano busca vivir mejor con menos. Se trata de medir el bienestar siguiendo parámetros humanos y sociales, más que siguiendo los convencionales, basados en el PIB. Hoy por hoy, este movimiento no pide vivir en la abundancia, sino alcanzar niveles mínimos de dignidad. Nos encontramos con una generación criada en democracia y en la filosofía de la abundancia, pese a que en los últimos años las nuevas generaciones en España han tenido que adaptarse a otra manera de vida. Hace unos días en Radio Nacional, unos tertuliano hablaban con desprecio de estos jóvenes, a los que se calificaba de pequeños burgueses que lo han tenido todo, en relación a otras generaciones. Cómo ya ocurrió en el mayo del 68 se les describe como a “hijos de papá”, que se quejan de vicio. Sin embargo, esos pequeños burgueses, que se han educado y preparado durante años a conciencia están condenados actualmente a vivir de por vida en casa de sus padres y a optar en el mejor de los casos a trabajos en unas condiciones laborales tan precarias e insuficientes, que podríamos considerar que estamos volviendo a la era de la esclavitud. Los recortes sociales y laborales están siendo tan brutales que las nuevas generaciones aceptan cosas inasumibles. Contratos basura que podrían considerarse contratos-esclavos. La desesperación es tal que los jóvenes que están durmiendo en la plaza seguirán durmiendo ahí, entre otras cosas porque buscan cambiar un sistema totalmente estancado que les está arrebatando la oportunidad de desarrollarse humanamente, profesionalmente y vitalmente. El cambio ya no es una alternativa, es una necesidad para que no nos encontremos de cara al futuro con millones de desheredados que viven en la miseria. Unos jóvenes que sobreviven en parte gracias a las pensiones de los jubilados (de sus padres) y gracias a trabajos que en el mejor de los casos llegan a 800 euros. A diferencia de mayo del 68, no hay otra salida que continuar adelante. No hay vuelta atrás porque no hay un sitio a donde volver. O sí, a casa de los padres, o en el mejor de los casos al extranjero. Unámonos a “las barricadas de Sol”, amigos y esforcémonos en desarrollar acciones que cambien el panorama actual. Ya sabemos que se trata de una carrera de larga distancia. No nos encontramos ante descerebrados violentos, que piden utopías. Lo que ha conseguido este movimiento es que se reflexione seriamente al respecto para proponer cambios posibles, no imposibles, y sobre todo guiados por el sentido común. Todo mi apoyo al movimiento 15M, porque yo también creo que un mundo mejor es posible y necesario. Muy lucida esta visión.Tal como denuncia José Luis Sampedro, ya no basta con las elecciones.

Sé el primero en comentar en «Movimiento 15M: No es posible una marcha»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »