“¡Maldita sea, claro que sí!”

Bush Jr.

De esta manera, “¡Maldita sea, claro que sí!”, respondió el ex presidente de Estados Unidos George W. Bush al director de la CIA cuando le pidió permiso para utilizar “técnicas de interrogatorio mejoradas” con un detenido, que después fue sometido en 180 ocasiones a “water-boarding” o simulacro de ahogamiento.

Bush ha reconocido sin reparos en sus memorias y en televisión que él personalmente autorizó ésta y otras técnicas que claramente constituyen tortura.

Poco después de tomar posesión del cargo en 2009, el presidente Barack Obama manifestó que no admitiría el uso de la tortura y otros malos tratos. Sin embargo, hasta ahora siguen impunes los actos de tortura cometidos en el pasado, a pesar de que tanto él como el Fiscal General del Estado, Eric Holder, han afirmado que técnicas de interrogatorio como “water boarding” son tortura.

Las víctimas y sus familias tienen derecho a conocer la verdad y a obtener justicia y reparación. Firma ahora para que la actual administración lleve a los responsables ante la justicia.

Muchas gracias por tu apoyo.

Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española (26.04.2011)

Sé el primero en comentar en «“¡Maldita sea, claro que sí!”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »