¡Salud! Comparto con vosotros un an

¡Salud! Comparto con vosotros un anécdota. Después de la guerra. Mi abuela había advertido a mi tío -entonces, un niño- que no se le ocurriese decir ‘Salud’ nunca en público…; había que decir ‘Jesús’. Un día, paseando con su hijo por la calle, mi abuela se encontró a una conocida que se llamaba, precisamente, ‘Salud’. ‘¡Salud!, ¿cómo estás?’, gritó. Mi tío, el niño, en su inocencia… le espetó a mi abuela: ‘¡Mamá calla, que nos matan!’. Era otra época… pero, no debemos olvidar.

Sé el primero en comentar en «¡Salud! Comparto con vosotros un an»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »