Arcadio, Arcadio… ¡quien te ha leido

Arcadio, Arcadio… ¡quien te ha leido y quien te lee! A éste le ha pasado lo mismo que a Herman Terch: mientras cobraba del “imperio del monopolio” decía lo que los que le pagaban querían. Desde que está en “El Mundo”, ha cambiado el discurso. ¡Si usted me paga, le digo lo que quiere oir! No hay vergüenza.

Sé el primero en comentar en «Arcadio, Arcadio… ¡quien te ha leido»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »