Respecto al artículo, me llega la sigui

Respecto al artículo, me llega la siguiente información en contra: “Desmontando el bulo de la revolución islandesa En el último mes Onda Cero, Radio Nacional de España, e incluso el diario El Mundo a través de un artículo titulado “Un fantasma recorre Islandia” se han hecho eco de una supuesta revolución que ha transformado el país nórdico por completo y de la que, al parecer, el resto de medios han evitado informar. Como residente en Islandia durante el acontecimiento de tales hechos considero oportuno realizar las siguientes aclaraciones para desmentir esas noticias: PRIMERO: La banca islandesa no está nacionalizada. Los tres grandes bancos del país (que acabaron colapsando) fueron intervenidos, tras lo que Kaupthing y Glitnir se entregaron a sus acreedores (Que controlan el 87% del primero) y Landsbanki está pendiente de la resolución del grave conflicto del pago de la deuda de Icesave a sus clientes británicos y holandeses. SEGUNDO: El pueblo no es quién está redactando la nueva Constitución. Islandia vivió unas elecciones para elegir a los miembros de una asamblea que tiene la potestad de aconsejar a los profesionales del derecho que van a hacerlo. Pero esa asamblea carece de poder alguno más allá del de consulta e incluso su formación se ha visto retrasada al ser declarados nulos los comicios por los que se elegía a sus miembros, unos comicios en los que solo se molestó en votar un tercio de los islandeses. Las razones que llevaron al Tribunal Supremo islandés a tomar tal decisión son, entre otras, las siguientes: 1.- Las papeletas estaban numeradas, por lo que podría inferirse que aquellos que las manejaban tenían la posibilidad de tomar notas sobre qué ciudadano votaba a qué candidato, rompiéndose con ello el principio básico de privacidad. 2.- No se permitía doblar la papeleta. 3.- Se utilizaron cajas de cartón en vez de las clásicas urnas electorales lo que aumenta el riesgo de pucherazo (posibilidad de robo, dobles fondos, etc…) TERCERO: Los responsables de la crisis no están encarcelados, únicamente bajo investigación, ni Sigurdur Einarsson, ni Jón Ásgeir Jóhannesson, ni Geir Haarde, ni David Oddsson, ,ni Björgólfur Thor Björgólfsson están o han estado entre rejas como consecuencia del desastre económico sufrido en el país. Los más golpeados por la justicia de entre todos ellos fueron Hreidar Sigurdsson arrestado y puesto bajo custodia durante unos días y el ex CEO de Kaupthing (S. Einarsson) que tras haber sido incluido por interpol en sus archivos fue detenido la mañana del 9 de marzo de 2011 y liberado durante la noche del mismo día. CUARTO: Si bien es cierto que los islandeses se han negado a pagar una parte de la deuda, en concreto el procentaje de Icesave que reclaman sus acreedores, el 9 de abril va a celebrarse un nuevo referéndum. La última encuesta de Gallup muestra que el 63% de los electores se inclinan por asumir el pago. QUINTO: Los islandeses siguen asqueados de su clase política, el recorte del Estado del bienestar no cesa y la desafección con sus representantes y con el sistema ha llegado a tal nivel que en las elecciones a la alcaldía de Reykjavík en 2010 (una institución poderosísima en el país) se inclinaron por el humorista Jón Gnarr del Besti flokkurinn (El mejor partido) un hombre que había efectuado propuestas hilarantes y surrealistas. El nuevo alcalde rompió meses después las pocas promesas que había hecho, entre ellas no subir los impuestos ni recortar los servicios públicos a los ciudadanos pero a continuación recordó a sus electores que en su programa incluía la propuesta de no respetar nada de lo que hubiese prometido durante la campaña. “Speaking candidly on the news discussion show Kastljósið, Reykjavík mayor Jón Gnarr said he was sorry that his party has had to go back on some of the promises they made during the campaign season last spring, but reminded viewers that his party did promise to break their promises (…) so anyone who voted for them should have known what they were getting into”.”.

Sé el primero en comentar en «Respecto al artículo, me llega la sigui»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »