Secesionismo y victimismo, enemigos de la financiación

Caricatura

¿Quién va prestar dinero a una Generalitat que dice que es más pobre que una rata?

El president Artur Mas volvió a insistir esta semana en la necesidad de que la Generalitat ahorre. Este ha sido su principal mensaje desde que formó gobierno, y ha tomado medidas en esta dirección con criterios, ciertamente, algo confusos: no se sabe muy bien si hay que apretarse el cinturón en gastos superfluos o necesarios, si la cantidad ahorrada será sustancial o el famoso chocolate del loro. En todo caso, esta es la principal obsesión del Govern y, en especial, del conseller de Economía, Andreu Mas-Colell.

Sin embargo, las dificultades para remediar la situación son crecientes. La búsqueda de crédito en los mercados financieros está fracasando. La banca española se ha mostrado reacia a colaborar, y los mercados financieros internacionales van en la misma línea. Esta semana se ha dado a conocer la noticia de que no se ha podido conseguir un préstamo exterior entre 300 y 500 millones a dos años, con un alto interés, el 5,5 %, por falta de confianza en la Administración catalana. Sin duda, la situación financiera española es un elemento negativo y contribuye a aumentar estas dificultades. Pero el Estado, que tampoco está boyante, logró colocar el martes, un día antes de intentarlo la Generalitat, 5.500 millones en letras de 12 a 18 meses, con un coste en intereses que asciende a la mitad del que la Generalitat ofrece.

Probablemente, es normal que un Estado ofrezca más seguridad que una comunidad autónoma. Pero me parece que desde el Govern se han dado y se siguen dando pasos en falso, de carácter partidista y electoralista, que no hacen otra cosa que fomentar la desconfianza. Por un lado, desde un primer momento, para criticar al ejecutivo anterior, el nuevo Govern, seguro que cargado de razones, empezó a hacerse el pobre de forma pública e imprudente. Oriol Pujol llegó a decir en el Parlament que la situación era tan grave que “prácticamente no se pueden pagar las nóminas”. ¿Quién va a prestar dinero a una entidad en tan catastrófica situación?

Por otro lado, con una alegría irresponsable, desde altos cargos de CiU –que incluyen diputados, consejeros y hasta el presidente de la Generalitat– se contempla la posibilidad de un próximo referéndum de autodeterminación, y se apoya desde el Parlament estas parodias de referéndums, al puro estilo kumbayá, que se celebran desde hace un tiempo los fines de semana. Incluso un referente del catalanismo como Jordi Pujol insiste, día sí y día también, en que la única salida que le queda a Catalunya es la independencia.

Aparte de las dificultades económicas objetivas, que ya son muchas, ¿quién va a prestar dinero a una Generalitat que dice que es más pobre que una rata y que, además, en cualquier momento, puede quedar descolgado del Estado del que forma parte desde que este Estado existe? El dinero es conservador, y el que no lo sabe es un tonto.

Francesc de Carreras es Catedrático de Derecho Constitucional UAB.

La Vanguardia (19.03.2011)

Sé el primero en comentar en «Secesionismo y victimismo, enemigos de la financiación»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »