‘En una cuenta personal’

Miquel Sellarès

La Sindicatura de Cuentas advierte dónde ingresa Sellarès las subvenciones

‘Las subvenciones recibidas de la Generalidad son ingresadas en una cuenta [bancaria] personal a nombre del presidente de la Fundació [Miquel Sellarès]. Los movimientos de esta cuenta no han sido facilitados a esta Sindicatura’.

Stop corrupciónIlegalidades, incorrecciones y presunta apropiación ilícita de dinero público. Este es el resumen del informe 4/2011 de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña que analiza la gestión de la Fundació Centre de Documentació Política (CDP) que preside el polémico Miquel Sellarès durante 2009.

La Sindicatura autonómica analiza las cuentas anuales de la CDP para ‘verificar que representan de una manera razonable la situación patrimonial y financiera’ de la fundación y valora si la entidad fundada y presidida por Sellarès cumple la legalidad vigente, ‘tanto desde el punto de vista contable, fiscal y prespuestario como de funcionamiento’, tal y como se cita en el informe al que ha tenido acceso LA VOZ DE BARCELONA.

El resultado no puede ser más contundente con la gestión de Sellarès al frente de una fundación que recibe casi dos millones de euros al año en subvenciones públicas de la Generalidad de Cataluña (1.410.667 euros) y la Diputación de Barcelona (252.655 euros): ‘Respecto del cumplimiento de la legalidad se han observado incumplimientos significativos y debilidades en el control’. ¿Qué tipo de incumplimientos y qué debilidades?

Presunta apropiación ilícita de dinero público

La más significativa es la que recoge el informe en su página 15:

‘Las subvenciones recibidas de la Generalidad son ingresadas en una cuenta [bancaria] personal a nombre del presidente de la Fundació [Miquel Sellarès]. Los movimientos de esta cuenta no han sido facilitados a esta Sindicatura’.

Y se añade que los inspectores han observado que los traspasos de la cuenta personal de Sellarès a una cuenta de la fundación son ‘por importes inferiores a los transferidos por la Generalidad’. La Sindicatura no ha fiscalizado el dinero que la CDP recibe de la Diputación.

En esa línea, el organismo autonómico de control económico advierte de que la fundación ‘no realiza arqueos de caja ni conciliaciones bancarias’, aunque pese a esto ha podido demostrar que existen ‘diferentes errores de contabilización poco materiales’. Además, la Sindicatura señala que la fundación tiene pendiente de pago los últimos tres trimestres del año investigado (2009) de retenciones e ingresos en cuenta del IRPF y los últimos cuatro meses de 2009 de la Seguridad Social.

Préstamos ilegales a otra empresa de Sellarès

El informe también deja constancia de dos préstamos que la fundación de Sellarès concede al Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya (CEEC), que dirige el propio Sellarès. Algo que ‘no se ajusta a derecho, ya que no queda acreditado el destino final de los importes abonados al CEEC y no está entre las finalidades de la Fundació conceder préstamos a otras entidades’. Esta decisión no contó con el visto bueno del Patronato de la fundación, que no tiene constacia de la concesión de estos préstamos.

El importe de los dos préstamos ascienden a 125.423,14 euros y, según figura en el contrato entre la fundación y el CEEC, se devolverán sin intereses. Este centro estratégico elaboró un informe defendiendo que se expulsara a la Policía Nacional y la Guardia Civil de Cataluña para que los Mossos d’Esquadra asumieran sus competencias. Felip Puig (CiU), consejero de Interior, respalda esta opción.

Salarios con extras irregulares

Otro aspecto que la Sindicatura de Cuentas ha valorado como incorrecta es el relativo al salario de los 35 trabajadores de la fundación. Según consta en el informe, los empleados, entre los que se incluye al propio Sellarès, reciben ‘retribuciones básicas superiores a las establecidas en las tablas salariales para el ejercicio 2009 en el convencio de oficinas y despachos’.

Sueldos de los empleados de la fundación de Sellarès que recoge el informe de la Sindicatura de Cuentas.

Los sueldos aumentaron un 3%, algo superior a lo previsto por el incremento del IPC, según consta en la Ley de Presupuestos de la Generalidad, que marcaba un aumento del 2%. En este sentido, la Sindicatura denuncia que los trabajadores reciben una serie de complementos (como el de ‘puntualidad’ y el de ‘actividad’) que no están recogidos en la ley ni en el convenio colectivo.

Los inspectores del organismo autonómico constatan que en las nóminas de los trabajadores ‘no se especifica la categoría laboral’ de los trabajadores, se ha pagado -al menos consta en la nómina de un trabajador- un plus ‘por una acumulación momentanea de tareas’  desde octubre de 2009 hasta la actualidad, no hay control del trabajo realizado el fin de semana y hay varias actuaciones que se basan en acuerdos que no están firmados. Sellarès cobra un sueldo de 104.994,26 euros anuales.

Gastos sin justificar

Entre los gastos corrientes de la fundación, la Sindicatura destaca que hay gastos en restaurantes que no están justificados y, además, están incluidos en el apartado de ‘Publicidad, propaganda y relaciones públicas’, y se advierte de que ‘se puede concluir de que prácticamente hay una factura de restaurante diaria y también se han encontrado facturas de fin de semana y de días festivos’.

Estos gastos están faltos de ‘motivación’ por parte de los gestores de la fundación por lo que ha sido imposible comprobar que el gasto en restaurantes esté relacionado ‘realmente’ con la actividad de la Fundació Centre de Documentació Política.

Finalmente, el informe sugiere al Patronato que elabore un plan de viabilidad de la fundación y pone en duda de que sea una entidad rentable pues tiene una ‘situación negativa de sus propios fondos’ y prácticamente el 100% de los ingresos son las subvenciones de la Generalidad y la Diputación.

Un Patronato controlado por Sellarès

El Centre de Documentació Política se fundó en 1978 con el objetivo de convertirse en ‘una herramienta de documentación y servicio informativo desde la firme voluntad de transversalidad política’. Al poco tiempo, en 1986, fue inscrito en el registro de Fundaciones Privadas. En 1998, se incorporaron al Patronato de la fundación la Generalidad de Cataluña y la Diputación de Barcelona.

El Patronato tiene las funciones de representación, dirección y administración de la fundación y está formado por las siguientes personas: Miquel Sellarès i Perelló (presidente), Jordi Porta i Ribalta, Miquel Esquirol i Clavero, nombrados por Sellarès; Jaume Bosch i Mestres, Aurora Massip i Treig, Jordi Menéndez Pablo, Carles Mundó i Blanc, Carles Flamerich i Castells y Jordi Fortuny i Batalla desigandos por la Generalidad; y Màrius Garcia i Andrade y Carme Pérez i Flores designados por la Diputación.

La voz de Barcelona (2.03.2011)

Sé el primero en comentar en «‘En una cuenta personal’»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »