Por qué digo que Artur Mas sobreactúa

Artur Mas y Oriol Pujol (CDC)No sé, a mí me da la impresión de que Artur Mas no se cree lo que dice, o se lo cree pero con la fe del carbonero, justo para no desentonar con el nacionalismo ambiente. Mas no da un perfil de nacionalista militante de piedra picada: es castellanohablante -al menos con su madr…e, según me cuenta la gente del pueblo donde veranea-, habla castellano en casa -al menos con su mujer, hija de un industrial checo afincado en Barcelona-. Aunque eso no significa gran cosa, también eran castellanohablantes Maragall y Montilla, y sus respectivas. No se dio ninguna prisa en cambiar su nombre -Arturo- en el DNI, hasta hace pocos años, a sugerencia de alguien del partido. Su juventud tampoco es que fuera un dechado de catalanismo: le faltó poco para entrar como yerno en la familia de Valdecasas, el rector franquista de la Universidad en los años de la ‘Caputxinada’. En cuanto a la escuela, tampoco marca gran bulto nacional: estudió en Aula, escuela bilingüe, y sus hijos van al Liceo Francés. Los de Montilla, al colegio alemán. La inmersión en catalán, por lo visto, es para el populacho.

¿De verdad cree que ser catalán es mejor que no serlo, o sea, que ser castellano? Es sencillamente ridículo, además de torpe y ofensivo. ¿Qué es eso de que “la lengua seduce”, hombre de Dios? O sea que cuando aprendemos catalán, ¿lo hacemos porque caemos enamorados de su sonoridad y belleza sin par? Dice que ser catalán no es ‘solo’ cosa de herencia, o sea de sangre y raza, sino también de proyecto. O sea que, como en el ‘Pueblo Elegido’, se puede ‘ser’ catalán por raza, que es lo normal, o por conversión, como los ‘prosélitos’; y expían el pecado de no ser catalán de socarrel con una dura penitencia: decir sin titubeos ‘setze jutges d’un jutjat mengen fetge d’un penjat’. Serán, eso sí, ‘altres catalans’: también lo son, pero por la vía B.

Luego tiene afirmaciones que denotan un españolismo ‘por excelencia’, a lo Unamuno, como que el catalán no es un español cualquiera, sino que es más español que nadie. “Cataluña no se convertirá en una región periférica”. “Ningún catalán se puede sentir discriminado respecto a otros territorios del estado”. “[Hay que incrementar] el nivel linguístico, también en castellano”.

El párrafo sobre la inmersión es impagable: reconoce que es inicua, una discriminación, aunque necesaria. ¿Y para qué es necesaria? Para mantener la temperatura patriótica: si no, la sociedad catalana “se va a descatalanizar y se van a olvidar los referentes culturales y lingüísticos”. Lengua y patria, otra vez. El detalle sobre “la inmersión en castellano” debe ser por ignorancia, porque si no es caso de mala fe: dice que la ley catalana permite la opción por “la inmersión en castellano. Lo que pasa es que la gente lo pide poco”. Hágaselo mirar, president.

Y para mí lo más lacerante: declara que “el PSC es clave” en el tinglado nacional. Para convencer a su gente de que debe aceptar la inmersión por su bien, ya que es mejor ser catalán -aunque sea ‘otro catalán’-, que no serlo, que el catalán “abre puertas en vez de cerrarlas” -cerrar puertas debe ser que cosa del castellano: por eso los padres conscientes hablan a sus niños en catalán, así no les cierran las puertas-.

Para acabar, no me resisto a reseñar la carta de la señora Carme Macià, el día 28 de diciembre, llena de buen sentido: “[En la encuesta del CIS] sólo el 9 por ciento de los catalanes son partidarios de la inmersión en catalán… El 87 por ciento son partidarios del bilingüismo, es decir, quieren que sus hijos aprendan y tengan asignaturas en las dos lenguas por igual: tanto en castellano como en catalán. Por tanto, ese bilingüismo integrador y equilibrado en la enseñanza de Cataluña, que defiende el Tribunal Supremo, coincide plenamente con lo que pensamos la inmensa mayoría de los catalanes. Confiemos en que Artur Mas lo tenga en cuenta”. O sea que le pide a Mas bilingüismo en la escuela, por fidelidad al pueblo de Cataluña, tal como él mismo prometió al jurar el cargo. Gol.

Jesús Royo Arpón

La Voz Libre (19.01.11)

Sé el primero en comentar en «Por qué digo que Artur Mas sobreactúa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »