Comparto la inquietud de Rosa. Pero no s

Comparto la inquietud de Rosa. Pero no sólo por el dudoso papel de occidente, sino por otras dos razones: -¿Tienen los ciudadanos tunecinos suficientemente asumido que una condición básica de toda verdadera democracia es que la religión quede circunscrita a la esfera privada? -“A toda revolución le sigue un Napoleón”, es una norma histórica casi axiomática. Para seguir relexionando.

Sé el primero en comentar en «Comparto la inquietud de Rosa. Pero no s»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »