Amenaza nacionalista

Fernando Savater

 Savater insta a hacer frente al fundamentalismo religioso, étnico o cultural

Savater insta a la Unión Europea a hacer frente a los nacionalistas

‘Una Europa deseable es aquella en la que las opiniones religiosas y filosóficas son el derecho de todos y el deber de nadie, [donde] leyes civiles prevalezcan sobre cualquier consideración de fe, étnica o cultural’, señala

La Unión Europea debe hacer frente a los nacionalistas, así titula Fernando Savater un artículo publicado este miércoles en el diario británico The Guardian, reclamando y defendiendo que, haciendo suya la frase del filósofo Ortega y Gasset, “Europa sea la solución”.

El filósofo vasco constata que ‘los Estados miembros [de la UE] no están dispuestos a confiar la empresa común a líderes fuertes, optando por los moderados de bajo perfil que puede crear consenso’ en vez de ‘formar una unión más fuerte y prominente‘, algo que puede ser considerado como ‘un fracaso’ y ‘una fuente de frustación’ para quienes, como él, confiaban en que Europa era ‘la solución’.

‘Resistir frente a los políticos nacionales miopes’

Sin embargo, el escritor no es pesimista y asegura que ‘todavía vale la pena una Europa que represente y defienda a sus ciudadanos, no su césped. Que proteja los derechos políticos (y las obligaciones, por supuesto) y las garantías legales, en vez de los privilegios y las tradiciones huecas utilizadas para esconderse de los forasteros. Una Europa que mantenga la integridad de los actuales estados constitucionales y democráticos frente a la amenaza de las demandas de división étnica, que son invariablemente retrógradas y xenófobas. Una Europa de libertad y solidaridad, no un continente cerrado a los que llaman a sus puertas para escapar de la persecución política o de la necesidad económica. Una Europa sin prejuicios, cooperativa, amable y compasiva, no una celosa guardiana de sus beneficios. Una Europa de hospitalidad racional’.

Para ello, Savater advierte de que la Unión Europea necesita ‘europeístas militantes que sean capaces de resistir frente a los políticos nacionales miopes’ y contra ‘los líderes nacionalistas’ que ‘defienden el proteccionismo duro frente al mundo exterior y el liberalismo extremo en casa, con una firme mentalidad hooligan y aferrados valores procústeos para excluir a los temidos Otros’.

‘Las opiniones religiosas y filosóficas son derecho de todos y deber de nadie’

‘En otras palabras, europeos que solo son intransigentes con lo que beneficie a sus estrechos (y muy cristianos) intereses. Su marca de fundamentalismo define a las raíces europeas de forma selectiva, privilegiando la visión más conservadora y exclusiva de la tradición cuya riqueza precisamente radica en las controversias de sus contradicciones’, añade.

Y advierte de ‘otro peligro’, ‘el de la frivolidad de la buena conciencia multicultural que se opone al cristianismo exclusivo para defender otros dogmas religiosos que también pretenden estar por encima de las leyes civiles, incluso por encima de la versión occidental de los derechos humanos’.

Para Savater, ‘una Europa deseable es aquella en la que las opiniones religiosas y filosóficas son el derecho de todos y el deber de nadie, mucho menos una obligación de la sociedad en su conjunto. Un espacio radical, y por tanto secular (que no significa antirreligioso) y político, en el que las leyes civiles prevalezcan sobre cualquier consideración de fe, étnica o cultural, y en el que hay una clara distinción entrelo que algunos llaman pecado y lo que todos nosotros debemos juzgar como delito’.

La voz de Barcelona (5.01.2011)

Sé el primero en comentar en «Amenaza nacionalista»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »