Europa y su futuro

Estado del bienestarEuropa, que quiere cambiar el mundo con su modelo social y multilateralista, está siendo cambiada por el mundo

La teoría y la práctica europeas eran más fáciles hace cincuenta años. Los dirigentes europeos tenían claro cuál era el objetivo común (evitar otra guerra franco-alemana, es decir, europea), y el europeo de entonces tenía un perfil bien definido: era joven, estaba acogotado política y existencialmente, empezaba a dejar el campo por la industria, era blanco como la nieve, había sobrevivido a la guerra pero había dejado de ser el centro del mundo y estaba dividido entre capitalismo y revolución, como antes lo había estado entre protestantismo y catolicismo. Históricamente ha habido dos intentos distintos de unir a los europeos: por las bravas o por la razón. Ejemplos del primer intento fueron el imperialismo de Luis XIV, el expansionismo de Napoleón y las obsesiones tremebundas de Hitler y Stalin. Por el contrario, en los últimos doscientos años ha habido dos periodos de integración pacífica y racional: el cosmopolitismo del siglo XVIII y la Unión Europea, un club democrático que desde el 2007, con el ingreso de Rumanía y Bulgaria, ya reúne a veintisiete países miembros.

La casa común europea diseñada por Monnet y sus contemporáneos ha sido ampliada por su hijos, que la han modernizado y racionalizado. De Gaulle y Adenauer sellaron la reconciliación franco-alemana, la causa original. Giscard d’Estaing y Schmidt dieron un impulso al eje sobre el que ha girado Europa. Y Mitterrand y Kohl pretendieron amueblar políticamente la casa rediseñada en Maastricht. La Unión Europea, además de evitar la guerra, es un fenómeno histórico extraordinariamente positivo que ha proporcionado estabilidad y prosperidad a la sociedad europea.

La Unión Europea se ha ampliado, pasando de seis a veintisiete miembros. Ninguno de sus integrantes, ni siquiera los más díscolos, quiere salirse de ella. Y todos los países vecinos llaman a sus puertas. Pero la teoría y la práctica europeas son ahora, a principios del siglo XXI, mucho más difíciles que hace medio siglo. La Unión Europea ha tropezado en los últimos años con su división interna a propósito de la iniciativa de dotarse de una Constitución, ha chocado con la globalización y, finalmente, la crisis financiera y económica internacional está poniendo a prueba su solidez.

El escenario es preocupante. Europa tiene por el oeste a Estados Unidos, que la empequeñece política y militarmente; por el Extremo Oriente, la competitividad de China e India, las potencias emergentes, agrava los achaques de su economía y de su Estado de bienestar; por el este tiene planteado el dilema de qué hacer con Rusia, que posee la llave energética; y por el sur, los inmigrantes encrespan los ánimos y alimentan un nuevo populismo que amenaza la integración continental. Europa, que quiere cambiar el mundo con su modelo social y multilateralista, está siendo cambiada por el mundo. Hay ansiedad por el desempleo y por el futuro de una sociedad que envejece. Y esto se traduce en un estado de malestar cuando las élites avanzan lentamente hacia una reforma necesaria pero impopular.

Europa es víctima de una terrible ironía: su economía social de mercado –producción y redistribución– ha sido un éxito, pero ahora es víctima de modelos que no ponen el acento en lo social. Por eso es necesaria la reforma: para salvar los muebles. Y si no es así, la cohesión europea será una tarea imposible, máxime cuando Alemania, emergente y sin complejos históricos, tiene la tentación de sentirse más alemana que europea.

La Vanguardia-Editorial (3.01.2011)

Sé el primero en comentar en «Europa y su futuro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »