“Facha es quien busca la libertad a través de la adhesión nacionalista”

Fernando García de Cortázar nació en 1942 en Bilbao Fernando García de Cortázar: “Facha es quien busca la libertad a través de la adhesión nacionalista”

Explica las aventuras de las diferentes culturas llegadas a España en el transcurso de los siglos | El autor, premio Nacional de Historia 2008, acaba de escribir un manual práctico y ameno

Acercar la historia a todos los públicos de una manera sencilla y amena, pero  sin perder el rigor que caracteriza a todo buen historiador. Es lo que el catedrático de la Universidad de Deusto y premio Nacional de Historia 2008, Fernando García de Cortázar, ha conseguido en muchas de sus grandes obras, como el superventas Breve Historia de España. Un mérito que se debe a su formación humanista, su gran sensibilidad literaria y una curiosidad insaciable por el pasado para hacer el presente inteligible.

“La historia es tan importante que no tiene que quedarse sólo para los aficionados, sino crear vocación”, comenta García de Cortázar, que lleva en su historial casi medio centenar de libros escritos, algunos de los cuales se han traducido a varios idiomas. Con este propósito nace Historia de España para Dummies, su último trabajo, un manual práctico y ameno que explica las aventuras protagonizadas por las culturas llegadas de los más recónditos lugares del mundo – fenicios, griegos, cartagineses, romanos…- , y donde no falta emoción, drama, épica e, incluso, comedia.

Actualmente, el autor, además de impartir clases y dedicarse a divulgar la historia a través de sus libros, la premsa y la televisión, también dirige la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad.

– ¿Qué es la historia?

– La ciencia del cambio, pero ha cambiado poco en su forma de transmitirse. Los historiadores tenemos que hacer un gran esfuerzo para divulgar mejor la historia de España.

– …

– Pero no todo lo que ha sucedido es historia, sino que es lo que deja un poso, que puede servirnos para llegar a conclusiones; conocer este proceso nos hará más iguales y felices.  

– Usted dice que España no es sólo el recuerdo de un pasado imperial. ¿Qué es lo que quiere demostrar?

– Que la historia de España no hace referencia sólo a esas ensoñaciones de milenaristas, militaristas y frailunas, sino a un gran préstamo, mestizaje y contagio de gentes que entran y salen de nuestra piel de toro.

– ¿Qué le interesa de ella?

– Me interesa como un largo proceso en el cual los españoles de ayer y de hoy han tratado de resolver la conquista del medio, sus relaciones y la garantía de libertad e igualdad, a las que se suma la democracia.

– ¿Por qué es tan importante?

– Me gustaría hacerles ver que estas conquistas no son irreversibles, que hay que vigilar para que estos valores no nos sean arrebatados por algún tirano, y podamos transmitirlos a las generaciones venideras.

– ¿Cuál es su definición de España?

– España es un proyecto, al igual que todas las naciones; es el deseo diario de vivir en una convivencia más o menos gozosa, cómoda y agradable. Por eso hay que superar las diferencias que nos separan, ser más solidarios, preocuparnos más unos de los otros, y de retratamos en un idioma y un pasado común.

– …

– El pasado común hace referencia a ese contagio y mezcla típicos de nuestra historia; el idioma, a la maravillosa literatura que tenemos. En este sentido, hay que decir que en España conviven lenguas con grandes literaturas como la catalana, la gallega y la vasca.

– ¿En qué momento de la historia se puede hablar de España?

– A partir de la acción de los Reyes Católicos, fundamentalmente de Fernando II de Aragón. Este Rey, el más importante de toda la historia de España, tenía una gran idea de Estado moderno, unitario, que consistió en la unión dinástica de las Coronas de Castilla y de Aragón. Sin embargo, los primeros en referirse a los españoles fueron los extranjeros.

– ¿Estaría de acuerdo con los que dicen que España es una nación de naciones?

– Pienso que España es una gran nación incompleta y con problemas, pero este concepto de nación de naciones, que apareció en el debate de la constitución de 1978, no encaja del todo. Si fuera cierto, también Europa sería una nación de naciones de naciones (ríe).

 – Y entonces, ¿qué es?

– Desde el punto de vista político, España es una nación, aunque, culturalmente, existen entidades con gran personalidad como Catalunya, que estaría dispuesto a aceptar que se considerara a sí misma una nación cultural.

– Pero no política.

– No, a pesar de que algunos traten de afirmarlo de manera reiterada, pero, fíjese en las declaraciones de los líderes políticos nacionalistas, cuando dicen: “Estamos construyendo una nación”.

 – ¿Existe el nacionalismo español?  

– El nacionalismo español se ha relacionado con el centralismo y el militarismo, pero en la actualidad no existe. Sólo existe en unas minorías, que no están presentes en el poder, a diferencia de lo que ocurre con el nacionalismo vasco y catalán, por lo que tiene un sentido totalmente distinto.

 – ¿Qué opina de los que se refieren a España como Estado español?

–  Me parece una barbaridad, pero no sólo lo dicen sectores independentistas, sino también sectores de vocación nacionalista que han acabado aceptando este término. Considero que es una vejación política, cultural y social a muchos españoles y a España. ¿Qué le parecería a usted que en vez de referirnos a Cataluña estuviéramos hablando continuamente de la Generalitat para evitar el término?

– Creo que no gustaría demasiado… 

– Se trata de un intento de evitar la connotación más afectiva, cultural y social de la palabra España llamándole como una pura institución jurídica.

 – ¿Por qué cree que los nacionalistas tienen este concepto tan negativo de España?

– Porque lo identifican con la España tradicionalista integrista, con el franquismo más centralista, con esos movimientos reaccionarios que se han dado en la historia española como se dan también en la historia de regiones  que pueden tener una vocación de secesión, como Cataluña y el País Vasco. ¿Usted cree que en la historia de Cataluña todos han sido liberales y progresistas? Podríamos repasar ahora y ver qué no es así.

– Póngame ejemplos.  

-Cuando el embajador de Mussolini acudió a Barcelona dijo que el fallo del fascismo en España había sido tomar como cabeza Madrid, cuando hubiera sido mucho mejor utilizar Barcelona y a la burguesía catalana para empujar la ideología fascista.

 – …

También hay que recordar movimientos tradicionalistas en la Guerra Civil relacionados con Montserrat o cuando Marcelino Méndez y Pelayo ve Barcelona en 1908 dice: “Aquí está la cabeza de la regeneración de España”; el templo de la Sagrada Familia es expiatorio de los grandes pecados de la burguesía, donde el concepto nacional- católico se da con mucha fuerza.

 –  ¿Considera, pues, que la imagen que ha querido transmitir Catalunya no se adecua a la realidad?

– Catalunya ha inventado algo que ha tenido éxito: una imagen progresista, liberal, europeísta, cosmopolita, frente a una Castilla frailuna, militarota, centralista, retrógrada, y eso no responde a la actualidad. Y, además, tendríamos que adentrarnos en la Catalunya rural, la de los mosenes, nacionalistas y nacional-católicos para ver que se contradice con la imagen que proyecta, que se corresponde más bien con la sociedad barcelonesa.

 – Muchas veces desde Catalunya se tilda de facha todo lo que suena español. ¿Qué es para usted lo facha?

– Es facha quien no defiende los derechos y libertades de los demás, quien busca sólo la libertad a través de la adhesión nacionalista. Hay ejemplos de nacionalismos reaccionarios, que se basan en racionamientos telúricos y lingüísticos, y no en las libertades y los derechos, que fueron la base de la creación de la nación en el siglo XIX.

 – ¿Por qué dirige una fundación para divulgar un hecho histórico que ocurrió en 1808, el levantamiento del 2 de Mayo?

– Porque pienso que es la fecha más importante de la historia de España, el momento en que los españoles van a buscar sus derechos y libertades individuales más allá de adscripciones locales, regionales o de privilegios de clases sociales.

 – …

– Este proceso que comienza en 1808 tiene su primera gran manifestación en las Cortes de Cadiz y en la Constitución de 1812, que es la primera en reconocer los derechos y libertades de los españoles. Me parece muy importante difundir esta idea de libertad como gran objetivo de la historia.

 – ¿Considera que en España se avecina un gran cambio histórico?  

– Pienso que no es una época excesivamente rica o fecunda, sino bastante conservacionista. En épocas de crisis la gente se contenta con quedarse como está. A esto se suma que la sociedad europea, después de la Guerra Mundial, está contenida y  controlada por Estados Unidos.

 – ¿Y esto qué comporta?

– Pues que ha intentado evitar los grandes cambios para garantizar el bienestar y el poder a los países del primer mundo, bienestar que muchas veces está basado en el “sin estar” de los demás. Ciertamente, habitamos en un mundo que es profundamente injusto, donde puede existir el origen de cambios o alteraciones que podrían ser violentas.

 – ¿Considera que los niños y adolescentes reciben en la escuela suficientes conocimientos de la historia de España?

– El nivel ha bajado mucho con respecto a la generación de los setenta, el bachiller es más endeble y, consiguientemente, esto afecta a la enseñanza de la historia.

 – Usted defiende que el mestizaje está en las raíces de la España de hoy en día. ¿Cómo ve el debate sobre la nueva inmigración?

– Los pueblos no tienen identidad, sino historia, y con los inmigrantes tendremos una historia distinta. Lo que sí que me preocupa es el debate del multiculturalismo que, en el caso de España, no sé si se plantea con mucha agudeza.

 – ¿Cómo debería plantearse?

– No estoy dispuesto a que las grandes conquistas – igualdad, libertad, democracia- sean puestas en cuestión por sociedades que tengan otro tipo de valores o antivalores. Entiendo que los que vengan a convivir con nosotros tienen que aceptar estas grandes ideas europeas.

 – …

– Me acuerdo del caso de un inglés que visitó la India y vio con verdadero horror cómo quemaban a una viuda en la pila porque había muerto su marido. El viajero dijo: “Pero, cómo podéis hacer estas barbaridades”, a lo que alguien respondió: “Es que son nuestras costumbres”.

La Vanguardia (17.12.2010)

Sé el primero en comentar en «“Facha es quien busca la libertad a través de la adhesión nacionalista”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »