Cien días para Artur Mas

Artur Mas (CiU)Artur Mas fue el candidato a presidente por CiU en las elecciones autonómicas del 2003 y el 2006. Su coalición obtuvo más votos y más escaños que nadie en ambas elecciones, pero una contradictoria alianza de tres partidos le arrebató, conforme a derecho, la presidencia. Ha pasado siete años de amarga travesía en la oposición.

Pero como no hay mal que por bien no venga, ahora Mas no debe estar lamentando este mal trago, sino, al contrario, alegrándose de las desgracias pasadas. En el 2010 está en muchas mejores condiciones para gobernar a su gusto, aunque no disponga de mayoría absoluta, que tras las anteriores dos citas electorales. Ahora Artur Mas es Artur Mas, no el sucesor designado a dedo por un carismático y todopoderoso Jordi Pujol. Ahora se ha ganado la presidencia él mismo. Ahora es, simplemente, el sucesor de Maragall y Montilla, dispuesto a encabezar un gobierno homogéneo que sucede a un fragmentado gobierno tripartito. Todo se le ha puesto más fácil. Siempre, naturalmente, que haga bien las cosas.

¿Qué significa, en este caso, hacer bien las cosas? Significa tener sentido común, es decir, no confundir la Catalunya real con la imaginaria; ser consciente de las difíciles circunstancias por las que atraviesa España y, por tanto, también Catalunya; no ignorar que los votos que ha obtenido son tanto suyos como prestados a plazo, tal es el rechazo suscitado por el tripartito entre amplios sectores, incluso entre aquellos que en comicios anteriores habían votado a alguno de los partidos que lo formaban. Mas ha prometido que no gobernará con espíritu sectario: haría bien en cumplir su promesa.

Veintitrés años de pujolismo fueron muchos años, siete años de tripartito han sido pocos, aunque muy intensos porque han acabado siendo la culminación del pujolismo. Aquellas emociones fuertes que Pujol siempre anunciaba, y nunca llevaba a cabo, nos las han suministrado, a altas dosis, los gobiernos de Maragall y Montilla. En total, treinta años de continuismo. Si quiere ser realista, Artur Mas no debería proseguir este camino, sino cambiar el rumbo. David Madí, hasta ahora su mano derecha, declaró a este periódico el pasado martes: “El proyecto político del nacionalismo catalán se ha consolidado, está más fuerte que nunca y en disposición de levantar el país”. De nuevo las palabras solemnes: ¡levantar el país! No creo que este sea el tono que muchos esperan de Mas.

Creo, precisamente, que muchos catalanes estamos cansados de redentores y profetas. Y muy necesitados, en cambio, de buenos y sensatos administradores que sepan gestionar las muchas competencias de la Generalitat con pragmatismo, prudencia y buen sentido. Artur Mas parece tener las condiciones personales –buena preparación técnica, equilibrio emocional, racionalidad argumentativa– para emprender un rumbo que apunte más a la eficacia que a la épica. Me parece que en Catalunya hemos llegado a un punto en que no hacer disparates sería ya gobernar con extraordinaria brillantez. Que no intenten ¡levantar el país!, por favor; que se limiten, sencillamente, a administrarlo de forma competente.

Para ello, Mas debería rectificar, antes de nada, dos ejes de la política pujolista, esa que ha durado treinta años. En primer lugar, acabar con el victimismo. No puede ser que los demás tengan siempre la culpa de todos los males de Catalunya, especialmente este símbolo del enemigo exterior al que denominan Madrit. ¿Por qué no nos miramos de vez en cuando en el espejo? ¿Todo lo hacemos bien? Sin duda el Barça juega ahora el mejor fútbol del mundo, en eso somos realistas. Pero en muchas otras cosas no cesamos de engañarnos a nosotros mismos. Ayer se inauguró la línea ferroviaria de alta velocidad Madrid-Albacete. Imagino ciertos comentarios. Ahora bien, ¿es culpa de Madrit el retraso, durante tantos años, de la línea del AVE que enlaza con Francia? No, en absoluto: la culpa es de nuestras autoridades locales y autonómicas, que nunca acababan de decidir por dónde debía atravesar Barcelona, si por el puerto, el aeropuerto, Sant Cugat o el centro de la ciudad, como se ha decidido al final, probablemente la peor solución. Sin este retraso, el AVE ya habría llegado a Perpiñán.

En segundo lugar, Artur Mas debería acabar con el misterioso debate de las llamadas “relaciones entre Catalunya y España”, ese metafísico “encaje” entre dos supuestas naciones, que por definición debe eternizarse para que el nacionalismo pueda seguir con su proyecto político. Un debate que, según lo sondeos, preocupa a muy pocos, pero que, debido a la obsesión de esos pocos, nos hace perder tiempo, energías y dinero. Si un racionalista pragmático como Artur Mas tuviera el valor de ponerle fin estableciendo de forma realista las metas que pretende y dejando de lado una ambigüedad que dura desde 1980, todos sabríamos a qué atenernos y quizás se podrían empezar a resolver nuestros problemas reales y abandonar la política ficción.

Digo todo esto con poca esperanza, pero con mucho convencimiento. Hay que darle a Artur Mas los cien días largos de rigor y, sin prejuicios, aplicar la máxima evangélica según la cual “por sus obras los conoceréis”.

Francesc de Carreras

La Vanguardia (16.12.2010)

Sé el primero en comentar en «Cien días para Artur Mas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »