Lo de los controladores ha sido más bie

Lo de los controladores ha sido más bien un ejemplo. Lo que me escandaliza no es que los controladores hayan parado; lo que me asombra es que hayan sido los únicos capaces de plantarse ante la salvaje reducción de los derechos laborales y sociales que está cayendo sobre el conjunto de la sociedad, mientras los beneficios del gran capital siguen siendo intocables y sagrados. Que no me vengan con lo de la huelga salvaje. Tal como están las cosas, las únicas acciones efectivas tienen que ser salvajes. Si los huelguistas del metro de Madrid, por ejemplo, hace pocos meses, hubieran respetado los servicios mínimos, nada hubieran conseguido. Las reglas del juego están trucadas, siempre a favor de la banca, y para hacer algo hay que comenzar por romper la baraja. ¿Privilegiados? Seguramente sí. Tienen un trabajo especializado, de alta responsabilidad y, lo fundamental, han sabido pelear sus condiciones y ganarlas. ¿Tendrían por ello que renunciar a defender sus derechos? Cualquier profesional o trabajador especializado es también un privilegiado con respecto a un peón. Y hasta un mileurista es un privilegiado al lado de un emigrante sin papeles que difícilmente pasa de los 600.

Sé el primero en comentar en «Lo de los controladores ha sido más bie»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »