Las elecciones catalanas (II)

Reanudo mi comentario sobre el resultado de las elecciones en Cataluña. En este correo abundo en una de las dos perspectivas interpretativas más sobresalientes de mi anterior correo, la de la debacle del PSC, que alguno compara con la de UCD en 1982. La mayor parte de los artículos que adjunto (tomados casi todos de los repertorios que me llegan de A. Roig/AT) giran sobre ese asunto, que, ocasionalmente, se convierte en hipótesis del fin de ciclo, dentro del gran Partit de Catalunya y del consenso catalanista, de experimentos al estilo del tripartito, tanto por parte del PSC como de ERC e ICV.

Las interpretaciones que se abren en esos artículos quedan en su mayor parte condicionadas, a veces castradas, por las posiciones previamente adoptadas, predeterminadas, siguiendo el guión identitario impuesto por la hegemonía cultural e ideológica del nacionalismo, por la coexistencia de dos almas en el PSC, la catalanista y la españolista. Pocas interpretaciones tienen en cuenta procesos, proyectos e itinerarios de más largo plazo, que arrancan como mínimo de 1977-1981.

En consecuencia, las perspectivas interesadas a las que se recurren son pseudoanálisis y sucedáneos de opciones ideológicas predeterminadas. A esto me referí en mi correo anterior. La mayoría de las élites políticas están preocupadas ante todo por la dirección de los trasvases de votos. También, en alguna otra ocasión, ese asunto se transforma en un hipotético fin de ciclo de la socialdemocracia española (izquierda suele decirse), o sea, de ZP. En esta perspectiva, cabe replantearse, dicen algunos, lo del federalismo, al margen de aberraciones teóricas como las del federalismo asimétrico o diferencial, y lo del papel de la izquierda (de la socialdemocracia y de sus apéndices necesarios; IU/ICV/EB, etc.) en las actuales circunstancias de crisis económica, social y política.

Faltan análisis que aludan a la contextualización de todos estos datos en el proceso europeo y global. No se refieren los artículos en ningún momento a lo determinante que puede ser la opción de una “Europa de los pueblos” (balcanizada) bajo la hegemonía de los poderes de la RFA ejerciendo poco menos que de FMI europeo o la de una Europa federal constituyente, que desemboque en un edificio constitucional, como única alternativa democrática real.

Respecto a la influencia en los resultados electorales de la focalización de la política y propaganda electoral catalana en asuntos nacionalistas o identitarios, como si de un espacio netamente diferenciado del español y de la crisis española se tratara, opinaré nen otra ocasión. Esta es la letra gorda de la mayoría de los análisis y de la preocupación de la mayoría de los periódicos oligárquicos de mayor tirada en Cataluña (El Periódico, La Vanguardia, El País…). Es la interpretación oficial. En el siguiente correo apuntaré la letra pequeña, la del significado de la abstención y del voto en voto en blanco, ante todo; sumados ambos, son mayoría absoluta ¡En eso si que el panorama político catalán es diferencial!

Rafa N.
11/12/10

Sé el primero en comentar en «Las elecciones catalanas (II)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »