“La detención de Assange ataca la libertad de expresión”

Lula da Silva (Presidente de Brasil)Lula: “La detención de Assange ataca la libertad de expresión”

El presidente de Brasil, Lula da Silva, “espantado” por la falta de apoyos al fundador de Wikileaks

El portavoz de Wikileaks: “Esta es una lucha de la gente por sus derechos”

Preocupación en la ONU por las noticias de “presiones” para silenciar a Wikileaks

Juan Arias – Agencias / Río de Janeiro – Moscú.- El presidente saliente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha demostrado hoy su total solidaridad al australiano Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Más aún, Lula se ha mostrado “espantado ante la falta de manifestaciones” en el mundo contra la prisión de Assange y también ante las críticas a la divulgación de los papeles del Departamento de Estado. “Quiero manifestar mi protesta contra ese atentado a la libertad de expresión”, ha añadido el presidente brasileño en la que ha sido la primera muestra de apoyo explícita a Assange de un mandatario de máximo nivel. En Moscú, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, también ha cuestionado hoy que la detención de Assange sea una medida democrática, en respuesta a los cables que caracterizan su Gobierno como corrupto y poco democrático.

“En vez de culpar a quien ha divulgado esos documentos, deberían ser culpados los que los escribieron”, ha afirmado Lula esta mañana en Brasilia, donde pronunciaba un discurso para hacer balance de los cuatro años desde la puesta en marcha del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC). El ex tornero, que cederá la Presidencia brasileña dentro de 22 días a su sucesora en el Partido de los Trabajadores, la presidenta electa Dilma Rousseff, ha criticado también a la prensa por “no haber defendido el derecho de libre expresión” de Assange. “Este muchacho está preso y yo no estoy viendo protesta alguna contra la amenaza a la libertad de expresión”, ha comentado el mandatario brasileño, quien se ha comprometido a expresar esa defensa en el blog de la Presidencia brasileña.

Los diarios de Brasil destacan en sus ediciones en Internet que se trata del primer líder internacional que ha manifestado una protesta enérgica contra la detención de Assange, quien se encuentra bajo custodia judicial en una cárcel de Londres a la espera de que un tribunal decida si le extradita a Suecia, donde se le reclama por presuntos delitos sexuales.

“Aparece ahí Wikileaks, desnuda a una diplomacia que parecía inabordable, la más segura del mundo, y comienza una búsqueda. No sé si hasta colocaron pancartas como en tiempos del lejano oeste de ‘Se busca, vivo o muerto”, ha ironizado Lula, quien ha mantenido una relación compleja con los medios de comunicación en sus ocho años de Presidencia. Si en una ocasión se definió como “un producto de la libertad de expresión” en otras acusó a los medios de “silenciar las cosas buenas que hace el Gobierno”. En otras ocasiones, Lula ha defendido “el control social” de los medios y días atrás llegó a decir: “Mi mayor venganza con los periodistas es que no los leo”.

Enfado de Putin

Pero Lula no ha sido el único mandatario que ha hablado hoy de la detención de Assange. En Rusia, el primer ministro del país, Vladímir Putin, ha criticado la actitud de EE UU ante la publicación de los cables del Departamento de Estado. Según Putin, Occidente no tiene derecho a dar lecciones a Rusia en materia de democracia. El primer ministro ruso ha hecho estas declaraciones en una conferencia de prensa junto a su homólogo francés, François Fillon, quien visitaba Moscú.

Al ser preguntado por los cables que le sitúan en el centro de un aparato burocrático corrupto y poco democrático, Putin ha respondido bruscamente a un periodista: “¿Piensa usted que el servicio diplomático estadounidense es una fuente de información transparente? ¿Es eso lo que cree?”.

Entonces ha comenzado una critica a Occidente y al arresto del fundador de Wikileaks. “Si hay democracia absoluta, ¿porque han decidido esconder a Assange en prisión? ¿Qué democracia es esa?”, ha cuestionado el primer ministro ruso. “Nosotros en el campo decimos lo siguiente: solo muge la vaca del vecino pero nunca la nuestra [frase hecha que se emplea en ruso para reflejar cierta hipocresía]. Esa es mi respuesta para los colegas norteamericanos”.

No ha sido esa la única respuesta de Rusia a EE UU en las últimas horas. El presidente Dmitri Medvédev se encontraba en Bruselas (Bélgica) para un encuentro entre Rusia y la Unión Europea y fuentes de su entorno aprovecharon para lanzan un mensaje a Washington: “Las ONG necesitan pensar en cómo ayudarle”, dijo una fuente del Kremlin citada por las agencias rusas sobre Julian Assange, “quizás podría ser propuesto para el premio Nobel de la Paz”.

——

El portavoz de Wikileaks: “Esta es una lucha de la gente por sus derechos”

Kristinn Hranfsson asegura que se está intentando suprimir la libertad de expresión por todos los medios

Kristinn Hranfsson es el portavoz de Wikileaks. La otra cabeza visible de la organización de las filtraciones. El hombre que presentó junto a Julian Assange los papeles de Irak hace apenas mes y medio. El que montó y editó Asesinato Colateral, el vídeo que dio la vuelta al mundo en el que asistía al ametrallamiento de civiles en un suburbio de Bagdad. Un periodista de investigación que procede de la televisión pública islandesa y que se enroló en el grupo de Assange porque quería estar en la pomada, quería subirse a las “olas que mueven el mundo”. Le abordamos ayer por la tarde al entrar en el corazón de Wikileaks en Londres, en la zona norte de la ciudad.

Pregunta. ¿Cómo asisten ustedes a la revuelta que se está gestando en la red como consecuencia del encarcelamiento de Julian Assange?

Respuesta. Es increíble ver cómo esto se está convirtiendo en una batalla por la libertad de expresión, la libertad de los medios y la libertad en Internet. Hemos recibido ataques de compañías que se están doblegando ante presiones políticas, empresas que han dejado de prestarnos servicio como Visa, Mastercard, Paypal, Amazon y Swiss Finance. La gente ve que esto es un atropello, un claro ataque contra la libertad de expresión, así que es muy positivo y alentador ver que la gente viene en nuestra defensa. Estoy seguro de que ganaremos esta batalla porque esta es una batalla de la gente por sus derechos contra los opresivos detentadores del poder.

P. Sus detractores sostienen que todo esto está orquestado, de algún modo, desde Wikileaks.

R. Si se refiere a los ataques a los sitios web de estas empresas, esto no ha sido orquestado por Wikileaks. Ni hemos animado a que se haga, ni tenemos contacto con la gente que lo está haciendo, pero tampoco lo condenamos. Esto es la expresión de la gente que está cabreada porque estas compañías se han doblegado ante la presión política de una manera muy cobarde. Esto se ha convertido en una cuestión de libertades civiles básicas: la libertad de expresión de la prensa.

P. ¿Piensa que el proceso a Assange está orquestado para conseguir que finalmente sea extraditado a Estados Unidos?

R. Eso es lo que su equipo legal ha indicado, que esto podría estar orquestado de algún modo. Uno no sabe ya que pensar en estos días, pero sabemos que los que detentan el poder en EE UU están intentando construir un caso legal contra él y contra la organización, es lo que han dicho públicamente, así que uno ya no sabe qué pensar. Está claro que están intentando suprimir la libertad de expresión con todos los medios.

—–

Preocupación en la ONU por las noticias de “presiones” para silenciar a Wikileaks

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, se ha mostrado hoy “preocupada por las noticias de presiones ejercidas sobre compañías privadas, incluyendo bancos, empresas de tarjetas de crédito y proveedores de Internet; para que cancelen las vías de donaciones a Wikileaks, así como para que dejen de alojar a la web”. Según Pillay, las medidas pueden ser interpretadas, si se contemplan en conjunto, como un intento de censurar a la web fundada por Julian Assange, lo que violaría su derecho a la libertad de expresión.

“Si Wikileaks ha cometido alguna ilegalidad, esta debería ser tratada mediante el sistema legal, y no mediante presiones o intimidaciones a terceras partes”, ha dicho la alta comisionada de Naciones Unidas.

Para Pillay, la filtración de los papeles del Departamento de Estado es un asunto que “conlleva cuestiones muy difíciles en materia de derechos humanos sobre el equilibrio entre la libertad de información, el derecho a la información de los ciudadanos y la necesidad de proteger la seguridad nacional y el orden público”.

El País (10.12.2010)

Sé el primero en comentar en «“La detención de Assange ataca la libertad de expresión”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »