Buenos días: Emotivo artículo porque

Buenos días: Emotivo artículo porque remueve cosas en mi recuerdo. Levanto la vista y veo en una estantería “Los Topos”, libro que impacta por lo descarnado de sus testimonios. De vez en cuando lo encuentro citado en las obras recientes que tratan sobre la guerra y posguerra, especialmente en lo tocante a la represión. Me parece magnífico que se reedite porque la información que contiene, jumás debe ser olvidada. Ahora que, me temo, todos sus testigos deben haber fallecido. Sólo así, creo, espero y deseo, deberíamos evitar caer en tentaciones cainitas nuevamente. Las guerras civiles no son historias de buenos y malos, son barbarie en estado puro. Felicidades a quien haya decidido reeditar esta maravilla. Sólo quisiera realizar una crítica constructiva al autor del artículo. En él Gregorio Morán repite su estilo (“el estilo es el hombre”) propio. Al parecer, es incapaz de redactar sin recriminarle algo a alguien. No lo digo por nada en concreto, es la impresión que uno recibe. Pero la defensa que realiza de este libro lo compensa todo. Podríamos matizar que Protasio Montalvo permaneció oculto hasta 1977, por expreso deseo de su hijo: “Mi padre podría haber salido mucho antes, mucho antes-confesó a cuantos periodistas quisieron oirle- pero yo no le dejé. No quise porque queríamos hacerlo a través del propio Felipe González”. Pág. 458. Y por supuesto, estoy totalmente de acuerdo con la galería de mujeres. Basta leer a Teodomira Gallardo: “A una amiga nuestra, Pilar, que vive cerca de aquí, le pasaron encima nueve tíos seguidos, uno detrás de otro, la misma noche. Nueve policías uno detrás de otro. La pobre está pirada. Y otra que se llamaba Gregoria y que tenía un cuerpo precioso, que no quería desnudarse, la ataron del techo, le quemaron un brazo, la desnudaron y la violaron también. Y otra salió embarazada…”. Pág. 13. Sólo le veo un pero significativo al artículo de Morán. Por qué considera que: “hay una, un tanto forzada, de un falangista, que apenas si viene a cuento” Que no viene a cuento. O sea que sobra recordar que en el otro bando también hubo topos, aunque el más desafortunado sólo llegaría a estar tres años oculto. ¿Es eso lo que está diciendo? Acaso si llegan a atrapar a Manuel Corral Ortiz habría acabado menos muerto que cualquiera de los demás. O es que es una pena que no lo mataran. Está diciendo Morán que cualquier falangista merecía morir y/o que su testimonio no vale la pena ser recordado. ¿Está seguro de eso? “A mi hermano lo remató uno de mi quinta, que era soltero. Malherido en el suelo mi hermano le preguntó: . _ Tú vas al montón como los demás -respondió antes de dispararle el tiro de gracia.” Pág. 441. Sinceramente, a la mierda que fuera falangista. Ante todo era una persona a la que pretendian asesinar. Y no empecemos con confrontar ideologías, que ahora no lo estoy haciendo. Hablo de peronas indefensas. Y si conmueven los otros testimonios, ¿por qué no habria de hacerlo el suyo? Todos juntos lo hacen, y ahí estuvo un acierto colosal por parte de Leguineche y Torbado. No equiparo nada, salvo el hecho incuestionable de que malnacidos los hubo en todas partes y también víctimas indefensas. Y que malditos todos aquellos que se dedicaron a ejercer la represión en ambos bandos, cuando tantas cosas más urgentísimas había que hacer. Desde luchar en el frente a atender a la gente sin hogar. EN AMBOS BANDOS. Descansen en paz las víctimas de ambos bandos de esta asquerosa e inhumana guerra cainita. Un abrazo.

Sé el primero en comentar en «Buenos días: Emotivo artículo porque»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »