La derecha nacionalista convencional sie

La derecha nacionalista convencional siempres ha necesitado una fuerza de choque más violenta, con visos de izquierdismo para que le haga el trabajo sucio que la dercha bienpensante no se atreve a hacer. Asi lo hizo la derecha nacionalista española con Falange; así lo hizo la derecha nacionalista alemana con los nazis; así lo hizo la derecha nacionalista catalana con el tripartito. En efecto, en 2006, Artur Mas al negarse a un pacto con el PP hizo posible el tripartito. Sabía muy que para sus intereses independentistas había un trabajo sucio que hacer y que el tonto del Montilla lo haría con ayuda de ERC y ICV. Las multas linguisticas se legislaron en tiempos de Pujol pero hubo que esperar al tripartito para aplicarlas. La preferencia por la inmigraciónb magrebí, facilmente catalizable, en contra de la hispanoamericana tambíén fue inventada por Pujol creando en Casablanca la primera «embajada» catalana a cargo de Angel Colom. La «embajada» en Paris fue la siguiente también en tiempos de Pujol. Estas embajadas fueron sólo el preambulo de lo que luego ha montado Carod. Ahora veremos como Mas no deroga ninguna de las animaladas hechas por el tripartito y se limita a recoger sus frutos. El Montilla, «charnego agrait», ha hecho justamente lo que de él se esperaba. Ahora será más «agrait» que nunca; él y la Manuela y el Corbacho; nombres que Pujol nunca quiso como iguales y a los que recordó que ellos eran catalanes desde 50 años mientras que él lo era desde quinientos.

Sé el primero en comentar en «La derecha nacionalista convencional sie»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »