A mi entender, el resultado de ayer fue

A mi entender, el resultado de ayer fue ante todo un fracaso del tripartito y de las formaciones que lo han compuesto durante estas dos legislaturas. El PSC se ha visto afectado, igualmente, por la crisis del gobierno de la nación, por la merecida caída del PSOE. ERC ha sufrido la paradoja que sufrió CiU en 2003, y ha enfermado del virus nacionalista que ha estado incubando. Sus electores no le han perdonado la reedición del tripartito y se han pasado a CiU o a opciones más integristas. El PP se ha visto beneficiado por la abundancia de medios que tiene a su alcance, y por no haberle hecho ascos a la demagogia y al juego sucio durante la campaña. Su éxito es el fracaso de todos los que pensamos que el fin no justifica los medios. El fenómeno Laporta es consecuencia de la radicalización de las posturas nacionalistas tanto por parte de los partidos que son nacionalistas en sentido estricto como por parte de aquellos partidos que también juegan esa carta indirectamente. Pero también es una muestra de la nula cultura política que nos caracteriza a los catalanes. Ciutadans todavía ha salido airoso teniendo en cuenta que, debido a las múltiples vicisitudes que nos son tan conocidas, el movimiento cívico y político progresista de oposición al nacionalismo no ha podido arraigar en Cataluña tal y como hubiéramos deseado. UPyD no ha cuajado, tenemos que reconocerlo. Uno de los pocos datos positivos que pueden extraerse de tan aciaga jornada es que el partido del siniestro Josep Anglada se ha quedado fuera del Parlament, aunque por los pelos.

Sé el primero en comentar en «A mi entender, el resultado de ayer fue»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »