Por fin Ciudadanos (C’s) se desnuda de verdad

Cartel C's autonómicas 2006Ciudadanos y su principal dirigente, Albert Rivera, cobraron fama con el cartel electoral donde éste aparecía desnudo. Luego han creado escuela, de modo que esta campaña catalana ha suministrado más desnudos incluyendo nuevos de C’s, otros con o sin toalla y raciones de jadeos varios. Ahora bien, la propaganda electoral es sobre todo una metáfora dirigida al sentido de la vista. Al igual que la pintura religiosa medieval, su intención es sobre todo trasladar un mensaje sumario a los que no tienen paciencia para leer, lo que en el medievo llamaban demonstratio ad oculos, especialmente pensada para los ignorantes. Por eso el hecho de desnudarse con intenciones políticas en una foto o en un vídeo no es lo mismo que desnudarse de verdad para lo que importa en política: cuáles son tus ideas, propuestas y planes de acción; qué compromisos propones o a dónde piensas llegar.

Pues bien, Ciudadanos-Partido por la Ciudadanía (C’s), que tantas voces mal informadas o símplemente perezosas se empeñan en decir que son lo mismo que UPyD pero en catalán, es un buen ejemplo de recurso al desnudo epidérmico para distraer al personal y ocultar lo que sí deberían mostrar: las intenciones políticas de C’s.

Hay precedentes de ocultación nudista: en las elecciones vascas y gallegas del 2009 C’s pidió el voto para el PP, y en las europeas de ese mismo año hizo coalición con la plataforma eurófoba y xenófoba Libertas, financiada por un oscuro millonario irlandés nacionalista, presentando como candidato de España al Europarlamento a uno de esos frikis que alquilan su ingenio chismoso por las teles y radios basura. Obtuvieron un resultado ridículo mientras nosotros doblábamos el porcentaje de votos y obteníamos un eurodiputado, Francisco Sosa Wagner. Y sin embargo, las almas bellas seguían empeñados en que C’s era poco más o menos lo mismo que UPyD, a excepción de su arraigo catalán y su afición al nudismo publicitario, que no ideológico. “Nosotros no nos desnudamos porque tenemos ideas”, llegó a tener que aclarar Rosa en una frase que invitaba claramente a completarse con esta segunda parte: “¿y qué ideas tiene C’s?”

Paciencia, que enseguida llegamos a la respuesta. Reparemos todavía en el notable hecho de que los medios de comunicación catalanes catalanistas –o sea, casi todos- descubrieron hace semanas la supervivencia de C’s y el extraordinario encanto de su nudismo (explicable, dado el contexto). Fuera por esto último o por lo primero o por ambas cosas a la vez, C’s pasó en un abrir y cerrar de ojos de la previsión de cero diputados a la de tres, cuatro y hasta cinco o siete. Recuperó, además, el apoyo explícito de algunos padres fundadores últimamente adustos con su criatura, sin duda atraídos por el renovado brillo de las encuestas (los tertulianos y líderes de opinión semejantes comparten hábitos con las polillas: les atrae fatalmente la luz de los focos y aborrecen la oscuridad).

Ahora bien, el tiempo pone todo en su lugar –aunque a veces no vivamos para verlo- y  hoy el diario El Mundo publica una entrevista de Salvador Sostres a Jordi Cañas, portavoz de C’s (y aficionado también a darnos caña venga o no a cuento). Por fin C’s se desnuda de verdad en lo que importa: qué propone como partido político a los votantes catalanes (lamentablemente, no puedo ponerles un link porque no hay).

¿Y qué propone C’s, además de una crítica satírica al “nacionalismo troglodita”? Esto: un pacto a CIU para formar parte de un eventual gobierno de la Generalitat. Eso sí, con tres condiciones: promoción del mérito y el esfuerzo (sic); un pacto anticorrupción; cumplimiento de la sentencia del Constitucional sobre el Estatut. La primera condición es pura vacuidad; la segunda, un escarnio; la tercera, una obviedad: en democracia cumplir sentencias es una obligación, no un pacto graciosamente concedido. Lo que propone C’s es pactar con CIU a cambio de dos consejerías, Educación e Interior. La última, para “acabar con la inseguridad, que es el principal problema que azota a nuestra sociedad”. ¿No era el nacionalismo troglodita el problema principal? ¿O quizás esa obsesión por la seguridad no es típica de trogloditas no menos nacionalistas?

Pero todo esto tiene una explicación. Dice Jordi Cañas: “No tenemos vocación de oposición, sino de ser críticos. No queremos cambiar Cataluña”. Desde luego, se ve que la Cataluña oficial sí que les ha cambiado a ellos. Por eso tampoco manifiesta oposición alguna a la petición de CIU de un Concierto Económico para Cataluña por la que le pregunta expresamente Sostres. Más aun: según C’s, el problema es que Pujol no supo obtener todo lo que debía, sólo que “Cataluña se convertía en agente de recaudación de una parte de la misma cantidad de dinero”. Por si cupiera alguna duda: “Y hay que decir también que queremos más dinero porque el que tenemos no lo gastamos en lo que toca.” O sea, nada de austeridad y reducción del gasto, o nuevos presupuestos con otro reparto. No, lo mismo que CIU, PSC, ERC y resto de la parroquia: que el Estado ponga más dinero, que ellos lo gastarán mejor.

Aunque Jordi Cañas aprovecha la entrevista para soltar alguna coz adicional a UPyD –¡que es “un proyecto personal”!-, personalmente le estoy muy agradecido. Nadie mejor podría demostrar con mayor claridad la veracidad y acierto de una tesis expuesta en este mismo blog, a saber: que Ciudadanos ya es un apéndice regionalista del catalanismo oficial. Un partido que se muestra crítico, sí, pero que no aspira a ser oposición ni a cambiar la Cataluña que han fabricado. Su objetivo es participar del reparto de la coca (del pastel). Por eso no encontrará el lector de esta impagable entrevista ni una propuesta de reforma política, ni autonómica ni, por supuesto, nacional. Todo está bien como está: la ley electoral, la Constitución, el Estado de las Autonomías, el Estatut… lo importante es que pase a gestionarlo C’s, y ya verán que bien les va (lo mismo que el PP propone para España).

Así las cosas, ¿alguien se cree de verdad que existe algún parecido entre C’s y UPyD? Hombre, hombre…

Carlos Martínez Gorriarán

El blog de Carlos Martínez Gorriarán (25.11.2010)

Sé el primero en comentar en «Por fin Ciudadanos (C’s) se desnuda de verdad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »