El Rey forzó a Urdangarín a borrar de su biografía oficial su pasado en el Instituto Nóos

Foto de archivo de Don Juan Carlos con los duques de Palma (EFE).

La Zarzuela ha eliminado todas las referencias de su historial como empresario

José L. Lobo.- Don Juan Carlos forzó a su yerno Iñaki Urdangarín a eliminar de su biografía oficial toda referencia a su controvertido pasado empresarial, especialmente su polémico paso por el Instituto Nóos, una entidad especializada en patrocinios deportivos que logró contratos millonarios de varias administraciones públicas y que ahora está bajo escrutinio judicial y político. La página web de la Casa del Rey ofrece numerosos detalles sobre la infancia, el curriculum académico o el palmarés deportivo del Duque de Palma, pero ya no hace la menor alusión al historial profesional del marido de la infanta Cristina de Borbón.

El larvado malestar del Rey por los numerosos negocios de su yerno, muchos de ellos alimentados con dinero público, estalló en febrero de 2006, cuando el PSOE de Baleares destapó que el Ejecutivo autonómico de Jaume Matas pagó 1,2 millones de euros al Instituto Nóos para que organizase un foro internacional de tres días de duración sobre deporte y turismo en Palma de Mallorca. Según fuentes cercanas a La Zarzuela consultadas por El Confidencial, el monarca, preocupado por el daño que los negocios del Duque de Palma podían causar a la imagen de la Casa Real, presionó entonces a Urdangarín para que renunciase a la presidencia de la entidad, que abandonó en abril de ese mismo año, y ordenó borrar de la biografía oficial de su yerno cualquier referencia a su actividad empresarial.

Hasta ese momento podían leerse en la web oficial de la Casa del Rey referencias como ésta en la biografía de Urdangarín: “Es socio fundador de Nóos Consultoría Estratégica”. Esta empresa, el embrión del Instituto Nóos, fue creada en 2003 por el Duque de Palma con su socio y amigo Diego Torres Pérez, profesor del Departamento de Política de Empresa de ESADE, que figura como administrador único de la firma. Ese mismo año, el yerno del Rey y la infanta Cristina fundaron, también con sede en Barcelona, la inmobiliaria Aizoon S. L., que cerró con pérdidas su último ejercicio.

Un perfil “más discreto”

En 2004, un año después de crear Nóos Consultoría Estratégica, Urdangarín hizo de intermediario entre el equipo ciclista Banesto -dirigido por José Miguel Echavarri– y el Gobierno balear de Matas, que desembolsó más de siete millones de euros como patrocinador del nuevo equipo, que pasó a llamarse Illes Balears. Pero sólo durante una temporada: en 2005 entró como copatrocinador el banco francés Caisse d’Épargne, que en 2006 se hizo con el 100% del combinado ciclista. A partir del próximo 1 de enero, el Caisse d’Épargne pasará a llamarse Team Movistar, después de que el presidente de Telefónica, César Alierta, se convirtiese en el nuevo patrocinador del equipo.

El borrado del pasado empresarial de Urdangarín contrasta con la exhaustiva biografía de la Princesa de Asturias, Letizia Ortiz, colgada en la web de La Zarzuela, que incluye toda su trayectoria profesional como periodista en diversos medios de comunicación, desde los diarios La Nueva España y Abc a la agencia Efe, pasando por la cadena CNN+ y Televisión Española.

Un portavoz oficial de la Casa del Rey ni confirmó ni desmintió ayer, a preguntas de El Confidencial, si Don Juan Carlos forzó la modificación de la biografía oficial de Urdangarín, pero sí aseguró que cualquier alteración de las biografías de los miembros de la Casa Real debe contar previamente con la autorización del monarca y del jefe de la Casa del Rey, el diplomático Alberto Aza.

“El Duque de Palma pidió que se modificara su biografía porque quería tener un perfil más discreto”, añadió el citado portavoz. Actualmente puede leerse que el yerno del monarca “en los últimos años ha cultivado el interés por las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas, intentando establecer caminos de diálogo entre unas y otras”.

Matas y Camps  

El juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, que investiga el presunto desvío de fondos públicos en la construcción de un velódromo en la capital balear y el supuesto incremento irregular del patrimonio del ex presidente Matas, abrió el pasado mes de julio una pieza separada en el sumario para seguir el rastro a los 1,2 millones de euros cobrados por la entidad que presidía Urdangarín, y ha reclamado al Instituto Nóos que acredite documentalmente “haber rendido cuentas de los fondos recibidos”.

Urdangarín y Nóos también están bajo sospecha en la Comunidad Valenciana a raíz de los más de tres millones de euros pagados por el presidente autonómico, Francisco Camps, para promocionar la candidatura de Valencia como sede de los I Juegos Europeos, una competición deportiva que nunca llegó a celebrarse. La oposición exigió ayer a Camps en el Parlamento regional que presente las facturas del convenio de patrocinio suscrito con el Instituto Nóos o se las reclamará “por vía judicial”. Camps no lo hizo y se limitó a defender la “legalidad” del contrato, pero no aportó ninguna prueba documental. 

El Confidencial (12.11.2010)

Sé el primero en comentar en «El Rey forzó a Urdangarín a borrar de su biografía oficial su pasado en el Instituto Nóos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »