“Laicidad y democracia son, en consecu

“Laicidad y democracia son, en consecuencia, indisociables. Por definición, toda democracia es laica. Y como no hay democracia sin libertades individuales, en un Estado laico, no confesional, cualquiera puede practicar la religión que desee mientras esta actividad no vulnere la ley. El Estado es laico, las personas son libres”. Creo que ha quedado claro y bien explicado… ahora que no venga nadie a tergiversar lo que significa un Estado laico, el único democrático; evidentemente no es el caso de la Ciudad del Vaticano.

Sé el primero en comentar en «“Laicidad y democracia son, en consecu»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »