Los mayores contaban aquello de que, con

Los mayores contaban aquello de que, con Franco, tenían que ir a ver las películas eróticas a Perpignan; ahora, los jóvenes que quieran ver toros, tendrán que ir al resto de España o, como nuestros mayores, al sur de Francia. Ridículo, ¿no les parece? ¿Se habrían prohibido las corridas si fueran una fiesta genuinamente catalana -como los correbous-? Personalmente, he llegado a la convicción de que se trata de una medida aparentemente de defensa de los animales -vestida de ello- que oculta un paso más en el sistemático objetivo de hacer desaparecer todo lo ‘español’ en Cataluña.

Sé el primero en comentar en «Los mayores contaban aquello de que, con»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »