Me gustaría equivocarme, pero mucho me

Me gustaría equivocarme, pero mucho me temo que, entre el matonismo de una parte y la chulería de la otra, las «moscas molestas» se van a convertir en mortíferos abejorros con aguijón, a poco que pase el verano.

Sé el primero en comentar en «Me gustaría equivocarme, pero mucho me»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »