Gregorio Morán no puede con su genio y

Gregorio Morán no puede con su genio y vuelve a su habitual tono de autoalabanza. La idea central del artículo viene a ser, en síntesis: “Los intelectuales en general son todos unos vendidos, menos yo (y tres o cuatro más, como Zola, Voltaire, Bertrand Russell, tal vez Azúa..)”. Humilde el muchacho. Todo resulta bastante chusco dicho precisamente por quien escribe pagado por La Vanguardia (¿sólo importa quién paga cuando se trata de los demás?) para defender los intereses de CiU y atacar sistemáticamente a la izquierda desde una postura falsamente radical. Pagado por CiU, Morán lanza frecuentes ataques a personajes públicos (como Rosa Díez y otros) sin aportar la menor justificación; y esto ni es casualidad, ni es inocente, ni es desinteresado. En el artículo resulta, además, francamente burda la manera en que intenta darnos gato por liebre: Comienza hablando de los intelectuales en tercera persona (“¿para que SIRVEN?”) para así distanciarse y poder dar caña sin ascos: alquilados, pagados, pensionados, defensores del Estado y de situaciones aberrantes, instrumentalizados, etc., etc. Y de repente, de buenas a primeras, saca el conejo de la chistera y hacia el final del artículo pasa a la primera persona autocalificándose presuntuosamente a sí mismo de intelectual: “¿Entonces para qué ESCRIBIMOS?” En buena lógica, habríamos de entender que todas las perlas que dedica a los intelectuales se las aplicará también a sí mismo, desde el momento en que se autoincluye pretensiosamente en ese colectivo. Pero evidentemente el artículo no va de autocrítica, sino todo lo contrario.

Sé el primero en comentar en «Gregorio Morán no puede con su genio y»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »