La ‘observación’ de Don Julio Caro Baro

La ‘observación’ de Don Julio Caro Baroja -“me he pasado cuarenta años siendo un mal español para ahora convertirme en un mal vasco”- es la que sentimos los no nacionalistas también, por ejemplo, en Cataluña. La adhesión a ‘su pensamiento’ es lo único que aceptan -conmigo o contra mí (como lo totalitarios que son); ni la diversidad, ni la disidencia, ni la realidad… El precio de tal osadía, de no pasar por el aro: la estigmatización -no ser ‘buen catalán’-. Personalmente me gusta el gazpacho y los caballos andaluces, el marisco gallego, las playas catalnas, la ensaimada mallorquina, la Plaza Mayor de Madrid, el Teatro Romano de Mérida (Extremadura)… pero, no siento gran aprecio por la sardana -me parece aburrida-, ni por el fanatismo deportivo que desprende el FC Barcelona hace años; me hacen sufir los niños temblando que coronan els ‘castells’ – ‘aixeneta’ – que, pese a ser menores de edad, se juegan la vida como si nada (sus padres y las autoridades miran a otro lado)… etc. ¿Quiere decir ello que soy un españolazo y un mal catalán? Más bien, pienso, creo, que lo único que hago es ejercer mis derechos como ciudadano… y eso sí que les duele: porque no soy aficionado a su ‘sinécdoque’ ni nunca lo seré.

Sé el primero en comentar en «La ‘observación’ de Don Julio Caro Baro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »